Sábado, 26 de Julio de 2014

Usted está aquí: Venezuela Danza y Teatro Véanlas antes que se mueran. ‘Las Grandes de Venezuela’ en una divertida comedia

Véanlas antes que se mueran. ‘Las Grandes de Venezuela’ en una divertida comedia

Correo electrónico Imprimir

Las Grandes de Venezuela, junto a Doña Gumersinda, regresan a la nueva sala de Teatrex en el Bosque

Doña Gumersinda Grum, ha venido tomando pastillas para mejorar su memoria, las cuales, como efectos secundarios, le producen aguda somnolencia. Es así como mientras espera a sus amigas “Las Grandes de Venezuela” en una Sala teatral para ensayar el show con el que ellas celebraran sus Quince años y al cual ha sido invitada para una participación especial, repasa su libreto pero el sueño la vence y entra en una pesadilla en la cual protagoniza a una pseudo Productora musical que se hace pasar por tal, habida cuenta que heredó una multimillonaria fortuna de una pariente lejana quien, al legarle todo por testamento puso como condición expresa que para hacer efectiva la herencia, deberá montar un show público con las divas que siempre admiró: “Las Grandes”, las mismas que D. Gumersinda, en el sueño, odia a muerte; sin embargo la cláusula que más le mortifica es en la que se le indica que deberá pasar junto a ellas una semana encerrada para que reconozca el valor musical que representan.

En su avaricia D. Gumersinda establece contacto telefónico con el acompañante musical de ellas, al cual confunde con el Manager y le hace una jugosa oferta laboral para que realicen el Show y cumplan la cláusula insufrible pero irrenunciable, la de la permanencia durante una semana en su Casa-Bunker.

El pianista, le promete que en una semana las llevará, firmarán el contrato y montarán el Show que solicita. No creyendo que esas artistas estén vivas es que D. Gumersinda logra llegar al Geriátrico en donde las haya desvencijadas, arruinadas y olvidadas del mundo. Tal estado de decadencia de Las Grandes pone en riesgo el cobro de la herencia.

Aplastada literalmente con la situación en su poltrona imperial, D. Gumersinda es sobresaltada por la presencia del pianista. Inmediatamente lo enfrenta por la oferta engañosa que le hizo y éste le aclara que él las sometió a terapia rejuvenecedora para poder cumplir con todas sus exigencias.

Incrédula la falsa productora inmediatamente le hace firmar el contrato con una cláusula penal en la que establece que, si por alguna razón no se realiza el Show, él y sus artistas pasarán el resto de sus vidas en prisión y expuestas al escarnio público. Confiado en el estado de Las Grandes y sospechando el estado mental de la anciana, el pianista lo rubrica y confiesa que él es más interesado, porque con el dinero de la contratación podrá montar un gran show para celebrar los Quince Años de Las Grandes.

Una tras otra, las cuatro cantantes llegan a la mansión y son sometidas a las jugarretas malintencionadas de D. Gumersinda con las cuales intenta descalificarlas humana y artísticamente, rebautizándolas con los siguientes alias, A Estelita del Llano, la llama La Pizpireta, a Mirla Castellanos La Generala, a Neyda Perdomo La Retaca y a Mirtha Pérez La Guaricha.

Pasan los cinco primeros días del encierro y mientras son maquilladas por Estelita, las cantantes comentan toda la suerte de maltratos a los que han sido sometidas. Mirla confiesa que a ella D. Gumersinda le ofertó la presidencia de la Fundación DI-Gi-Gi, a lo que Neyda comenta que a ella le solicitó fuera la Presidente del Jurado del Festival FESTIGRUM. Estelita aclara que para ella no hubo oferta puesto que el odio recíproco es indudable y Mirta, simplemente no recuerda. Esta última, ha sido la cómplice de D. Gumersinda para lograr su objetivo económico, por tanto desempeña un papel ideado por la anciana; una mala de pacotilla de los años ’80, situación que veladamente sospechan sus compañeras tanto por la actitud como por un mechón, estilo Morticia, que se ha dado en cargar.

Por no concretar el repertorio que cantarán en el show, ni la locación del mismo y ante la ausencia del primer pago por los servicios artísticos, Las Grandes enfrentan tanto al pianista como a D. Gumersinda, es así como se enteran de que el dinero no ha sido depositado, que actuarán para las internas de la cárcel de mujeres y que el nombre del espectáculo, ya está especificado en el contrato que firmaron, el cual se llamará: “Véanlas antes que se mueran”

Del impacto Estelita se desmaya, D. Gumersinda abandona el camerino y las demás, en urgencias, buscan entre las maletas algún elemento para reanimarla. En una de las maletas que Estelita confundió con una de su maquillaje, descubren gran cantidad de los discos Long Plays, que ellas grabaron, los cuales sólo deben pertenecer a una fans empedernida: D. Gumersinda. Esa contradicción les hace sospechar que algo peor esconde la autodenominada productora y efectivamente, al momento de airear a la desmayada, lo hacen con el testamento original de la anciana. Mirta lo reconoce y trata de salvarlo pero Estelita, que ya ha revivido, opta por romperlo. A Mirta se le cae la máscara y llama a su benefactora para darle parte del pre motín que ocurre en el camerino, sin embargo, su plan falla puesto que D. Gumersinda no ha notariado ese documento lo cual significa que ni ella cobrará la herencia ni Mirtha tendrá el porcentaje acordado.

Por la entereza de sus personalidades y sus irreductibles talentos, las artistas logran rebotar la ignominia montada y es así como acuerdan realizar el Show en la cárcel, porque ese público cautivo y femenino amorosamente las esperan, a la par también coinciden en castigar a la avara anciana, convirtiéndola de falsa productora a real asistente recoge cables.

Una vez que Las Grandes, cantan el tema venezolano “El Adiós”, Doña Gumersinda se despide de su pesadilla y se encuentra sola, en medio del escenario, esperando a sus amigas. Al éstas llegar, la invitada al Show, da cuenta a sus queridas amigas, de lo soñado. Neyda descubre que todo ha sido producto del medicamento que ha tomado para la memoria.

Finalmente se disponen a ensayar el tema con el cual, D. Gumersinda participará como la Quinta Grande, en el Show de los Quince. Convencida de que lo hará bien, la anciana canta y baila porque quinto malo no hay!!

Elenco: Josué Gil, Mirla Castellanos, Estelita del Llano, Mirtha Pérez, Neyda Perdomo y Daniel Jiménez
Diseño de escenografía e iluminación: Edgar Reyes
Texto y dirección general: Ciro Acevedo

Desde el 01 de agosto de 2013
Horario: Jueves 8:00 p.m.
Valor de la entrada: BsF. 205,00

Teatrex El Bosque
Urbanización El Bosque, P.B del Edificio Fedecámaras.
www. teatrex.com.ve