Sábado, 24 de Junio de 2017

Usted está aquí: Venezuela Danza y Teatro Desde una Butaca: Fasbinder Falsificado en Caracas

Desde una Butaca: Fasbinder Falsificado en Caracas

Correo electrónico Imprimir

Por: Roberto Lovera De-Sola

Un Creador de Nuestra Época
El cineasta y dramaturgo alemán Rainer Werner Fasbinder(1946-1982) es una de las grandes figuras artísticas del último medio siglo. Personaje angustiado y agónico terminó su vida por decisión propia a los treinta y seis años. La esencia de su magnífico cine parece decirnos que la postguerra alemana fue peor que la guerra hacía poco concluida. Basta pensar en El matrimonio de María Braun para llegar a esta conclusión.

Dejó Fassbinder huella impercedera. Incluso nos legó el arte de Hanna Schygulla, considerada siempre como su actriz. Nosotros, que lo admiramos hondamente, no solo hemos visto la mayor parte de sus películas llegadas aquí sino que tuvimos la oportunidad de poder ver, a meses de su deceso, en Nueva York, en una sala cercana al Lincoln Center, aquel mismo otoño, todas las películas suyas que nos habían llegado aquí, una distinta cada tarde, siempre en alemán con títulos en inglés. Mas tarde leímos una biografía suya la cual es a la vez una interpretación de su obra, todavía conservamos el ejemplar en nuestras estanterías.

Entre sus obras de teatro se encuentra Las amargas lágrimas de Petra von Kant, pieza teatral orginalmente(1971), más tarde llevada por él al cine(1972). Es obra muy conocida, vimos una vez su montaje en la Televisión Española. En Caracas fue puesta en escena(1978) con la actuación de Perla Vonasek y Eva Mondolfi, dirigida por Enrique Porte, quien tan pronto se nos fue.

El Desbidujamiento
Por ello ahora nos duele tanto ver como esta pieza se ha falsificado aquí en el montaje que acaba de hacer Orlando Arocha, en su compañía “Teatro del Contrajuego”. Nos apena registrarlo. Arocha es figura destacada de nuestro teatro, por quien siempre hemos profesado admiración. Pero aquí se ha equivocado. Para escribir esta reseña además de haber visto la pieza hemos vuelta a ver la película, cuya copia tenemos en nuestra filmoteca.

Las amargas lágrimas de Petra von Kant es una historia de amor entre dos lesbianas, creada con todo el hondo conocimiento del ser femenino que tenía Fassbinder. Aquí simplemente se han trasladado los parlamentos de las mujeres a ser representados por hombres, homosexual es desde luego esta puesta en escena, no lésbica como lo es en una origen. Y allí está el error, no en que sea una pieza situada dentro de la diversidad sexual, sino en el hecho de que es imposible poner en voces de hombres los parlamentos nítidamente femeninos de la pieza de Fassbinder. Por ello resultan huecos, sin sentido. Y ello porque fueron concebidos para ser representados por mujeres, situados dentro de la esencia del ser femenino, del lesbianismo, del amor entre mujeres, ese hecho humano y amoroso en que una se mira en el espejo de la otra. Y al ser representada por hombres lo pensado para mujeres resulta falsa su representación. Y ello porque lo femenino y lo masculino son hechos distintos, son modos de ver el mundo diferentes. Lo que siente una mujer, de cualquier hecho, del amoroso en este caso, es muy distinto del que puede sentir y expresar un hombre. Y lastimoso es lo que vimos porque niega el gran conocimiento de lo femenino que nos ha permitido tener la psicología y psiquiatría contemporánea. Son, lo masculino y lo femenino, ángulos vivenciales diversos, antípodas. Para que el montaje que hemos visto en estos días, en una de las salas del Celarg, fuera verdadero Orlando Arocha debió haber reescrito toda la pieza en clave femenina. Y no lo hizo. Y este es el resultado.

¿Es Posible el Cambio?
Ahora bien, que en una obra literaria pueden ser cambiados los sexos de sus protagonistas y ser veraz, y no traicionar la esencia de la obra mostrada, nos lo demostró hace varios años el cineasta español David Trueba en su versión fílmica de la novela de Javier Cercas Soldados de Salamina(2001). Soldados de Salamina tuvo la acogida que tuvo que por ser la primera vez que se contó en un libro el proceso de la Guerra Civil española(1936-1939) desde el ángulo del nacionalismo, es decir del franquismo. Y tuvo esa idea otras recreaciones. Por vez primera una obra hispana nos permitió observar aquel proceso desde un ángulo distinto al republicano, que había hasta ese momento casi el único. Para hacer su bella y convincente película(2003) Trueba se empapó del sentido de esta novela y para el cambio del personaje masculino, un periodista en el libro, por una mujer, una profesora universitaria en la cinta, que hizo con su esplendor acostumbrado Ariadna Gil, reescribió completamente como mujer, como ser femenino pleno, el personaje central de la destacada novela de Javier Cercas. No desfiguró la novela, que nos sigue encantando, pero puso al crear el personaje femenino una protagonista con todas las aristas del ser mujer. Creemos que al cambiar el sexo del protagonista de Soldados de Salamina Trueba enriqueció la obra dado lo lleno de bellas aristas que es la mujer.

Mayo 12, 2012