Miércoles, 23 de Agosto de 2017

Usted está aquí: Artículos y Reseñas Artículos Un Libro Memorable: Hasta 100 Hombres

Un Libro Memorable: Hasta 100 Hombres

Correo electrónico Imprimir

Por: R.J.Lovera De-Sola

Dentro de la literatura venezolana contemporánea Arturo Uslar Braum(1940-1991) fue conocido como dramaturgo y hombre de ideas. En el campo del teatro, donde apareció su primer libro El zorro de seda: Tellarand(Caracas: José Antonio Navarro Editor,1965. 82 p.) escribió también las piezas “El silencio del señor” y “El otro Cristo” y la que antes hemos citado, las tres recogidas en el volumen Teatro selecto.(Caracas: Publicaciones Españolas,1976.221 p.), en ellas era evidente su pasión por la historia tratada esta literariamente. En el campo del ensayo es autor del celebrado libro Hasta 100 hombres.(Prólogo: Arturo Uslar Pietri. Caracas: Ed. Tiempo Nuevo,1973.159 p.; 2ª.ed.Caracas: Banco Nacional de Descuento,1977. 161 p.; 3ra.ed. Caracas: Monte Ávila Editores,1991. 159 p.; 4ª.ed. Prólogo: Alfredo Coronil Hartmann. Caracas: Los Libros de El Nacional,2005. 175 p.), cuya glosa será el tema de esta reseña.

Para entrar a comentar la nueva edición de Hasta 100 hombres se requieren unas observaciones previas, para situarlo en su lugar en nuestra bibliografía.

Se trata de lo siguiente: no podemos dejar de mencionar algo que hemos anotado en otro de nuestros apuntes de lector: este manojo de siluetas biográficas está hermanado en nuestra literatura y en nuestro pensamiento con otras tres bellas y breves obras tanta singulares como Hasta cien hombres. Nos referimos a Borges, el poeta(México: UNAM,1967. 125 p.) de Guillermo Sucre(1933), a Una sonrisa detrás de la metáfora(Caracas: Monte Ávila Editores, 1968 100 p.), a El estilo literario de Marx(México: Siglo XXI Editores,1971. VII,151 p.) de Ludovico Silva(1937-1988) y Hasta cien hombres de Uslar Braum. Las cuatro obras son hermanas, obras bellas y breves de autores nuestros dos aparecidas a fines de los años sesenta, las de Sucre y la Lerner, las otras dos en los setenta, la de Silva y Uslar Braum. Todas fueron escritas por personas de su misma generación literaria. Ellas tienen que ver con el buen gusto literario, el bello estilo y la síntesis ensayística, lo cual es un arte. Las cuatro, forman en la Venezuela contemporánea un cuarteto ejemplar de grandes momentos del ensayo, del pensamiento y del cultivo de lo biográfico, en el caso de la de Uslar Braum, entre nosotros. Las cuatro son de puro oro, resplandecen.

En las de Sucre y Silva aparecen su bella certeza en la cual se unen diestra investigación con acabado estilo. Ellas poseen a la vez dos cosas más: son de las más angulares obras de la crítica literaria redactadas por un venezolano, Borges, el poeta por penetrar en la esencia de la escritura del gran creador bonarense; la de Silva por su gran acercamiento al modo de escribir de Carlos Marx(1818-1883), ello fue posible porque gracias a conocer los tres idiomas en los cuales escribió el pensador germano pudo penetrar en la estructura de la construcción literaria que subyace en el edificio creado por el filósofo de Treveris. En las de la Lerner aparece la figura de nuestra mayor ensayista mujer y en la de Uslar Braum la forma como a través de cien personajes indaga en las lecciones que desde el pasado se proyectan sobre el presente. Por las cuatro hemos tenido siempre preferencias como lector por encima de algunas otras del mismo período de nuestras letras y pensamiento.

Hasta 100 hombres resulta para cualquier lector no sólo una novedad sino un libro singular, de personal concepción dentro de la historia de nuestras ideas, dentro del cultivo de prosa biográfica. Esta colección de siluetas viene precedida de un prólogo escrito por su padre, Arturo Uslar Pietri(1906-2001) el cual debió ser en su día el dintel mas difícil de escribir en su larga trayectoria intelectual porque no debe ser nada fácil presentar los trabajos de un hijo y menos cuando ambos han andado por misma senda, como allí lo escribe(p.9) el maestro venezolano.

Anotamos que Hasta 100 hombres es un libro novedoso. Escogimos la palabra a propósito. No creemos exagerar. El libro merece que se le defina así. Y esto no sólo por el preciso, hermoso y afilado estilo en el que fue escrito, un lenguaje casi lacónico, donde se utiliza bien el aforismo. Nos referíamos también a la concepción integral que Uslar Braum le dio a los breves perfiles que componen su volumen, obra por la cual pasó a la historia de nuestras letras su autor, fallecido por voluntad propia diez y siete años más tarde. Es su obra mayor. Y uno de los momentos singulares de nuestro ensayo.

Encontrará el lector cien siluetas: treinta y seis políticos, veinte y cuatro filósofos, un ideólogo, veinte creadores literarios, nueve líderes religiosos, un creador cinematográfico, cinco científicos, cuatro seres cuya vida se encuentra entre la marginalidad, la singularidad o la traición. Ahora bien, el autor de este libro por medio de una prosa de gran efectividad va trazando los rasgos vitales de ese conjunto de seres. Pero no se ocupa solamente de quienes tienen tras de si la sombra del poder político y han vivido ejerciéndolo. También se refiere a hombres que han dejado huella, de una manera u de otra, en el devenir humano. Insistimos en el hecho que criticar, como se hizo al aparecer la edición príncipe, en la parte relativa a la sombra de poder porque apenas treinta y seis de los cien han ejercido el gobierno y se ha afirmado con ligereza y superficialidad que alrededor de los cien personajes que aquí aparecen existe una sombra de poder. No. A menos que entendamos la palabra poder en su máxima extensión: en el sentido de una facultad creadora o medio para hacer o realizar algo. Como una posibilidad o una potencia. Como un proyecto de lucha por expresar o decir algunas palabras universales. Como la realización de un proyecto vital .Sólo así podrán interpretarse estos textos a fondo.

Las cualidades señaladas no son las únicas que poseen Hasta 100 hombres. Su autor logra algo que es difícil: escribir sobre personajes clásicos, modernos o del presente, muchos de los cuales han sido estudiados exhaustivamente, y lograr decir algo nuevo, insistir en alguna cualidad olvidada o soslayada y añadir perspicaces observaciones.

La galería de personas que nos presenta Uslar Braum, la cual no incluye ninguna mujer, es un nuevo sumario del ser humano, de sus conquistas y flaquezas, porque no sólo están hombres claves sino que aún los traidores y los serviles caven aquí. Y también los lunáticos o figuras marginales y olvidadas, como es el caso de Eminencia Gris, Fray José de Paris(1577-1638), el consejero del cardenal Armand Richelieu(1585-1642).

Dentro de la evolución del ensayo escrito en Venezuela no hay duda de la novedad de este libro, de su enseñanza de cómo se pueden decir muchas cosas en pocas palabras, siempre tan certeras como lo encontramos aquí. Y a veces dichas con sentido del humor, cualidad muy ausente en un género, como el usado por Uslar Braum, en el cual se ha abusado tanto de la seriedad.