Lunes, 23 de Octubre de 2017

Usted está aquí: Artículos y Reseñas Artículos Procedencia Desconocida - Antonieta Benitez Briceño

Procedencia Desconocida - Antonieta Benitez Briceño

Correo electrónico Imprimir

Por: Roberto Lovera De-Sola

Para entender bien este libro de Antonieta Benitez Briceño: Procedencia desconocida(Caracas: Ediciones B, 2013.331 p.), caraqueña, nacida en Caracas, el 10 de mayo de 1960, creemos que se hace necesario hacer las observaciones que siguen. Aunque su autora nos ha dicho que ella ve esta obra como una novela, en verdad, si la examinamos con los ojos de la crítica liteteraria, este conmovedor volumen es una autobiografía, es una historia de vida, de la de ella y de su doble familia, su clan afectivo, los Benitez y el biológico, los Dowgiallo.

Así este libro es obra que se nos ofrece como tomo conmovedor, por la historia que nos narra, es recuento de la vida venezolana, pero es también una historia de los horrores del régimen comunista, llegado al poder en San Petesburgo, Rusia, en 1917, pero especialmente en la región de Ucrania. Y, desde luego, es la narración de la guerra de la Alemania nazi a la URSS.

Allí, en Europa, estaba las raíces de su familia biológica, cuyos miembros tras la Segunda Guerra Mundial(1939-1945), habían huido de Ucrania a Alemania, donde “habían llegado vivos”(p.78), pero de donde debieron salir tambien corriendo, tras el fin de la contienda(mayo 8,1945) para no volver a caer en manos rusas ya que por su cercanía a los Nazis, durante la ocupación de la URSS, eran considerados traidores y su único sendero era los Gulag y la muerte. Fue entonces huyeron hacia Venezuela, asentandose, en Caracas, en Catia, en la urbanización Alta Vista, en la cual vivían muchos ucranaianos.

¿Quién es la Autora?
Ella fue una niña adoptada, al igual que sus dos hermanos, por la familia Benitez en Caracas. Pero su apellido era Douwgiallo. Su madre biológica había nacido en 1930(p.65).

Ella nació en Caracas el 10 de mayo de 1960, al día siguiente, le buscaron la familia que la adoptaría, como antes habían hecho los mismos generosos Benitez con sus dos hermanos. El día 12 de mayo fue entregada en adoptación, “Al mediodía, estaba en casa de mis padres con mis nuevos hermanos, Alejandro y José, quienes fueron adoptados antes. Ahí creceríamos como una familia, perfectamente constituída, con una madre que se oucpa de sus hijos y un padre que trabajaba por ellos”(p.17). En verdad aquí cabe una reflexión: no es lo mismo entregar en adopción a una hija que practicarle a la madre un aborto. Sus padres adoptivos fueron José Benitez(1919-2005) y María Antonieta Briceño (1930).

En ese hogar lo tuvo todo, hasta terminar sus estudios universitarios en Comunicación Social. Y halló un camino vital, lleno de sentido.

El Reencuentro
Con el tiempo, Antonieta, rozando ya los cincuenta años, decidió buscar a su familia biológica. Fue tarea ardua, en ella la ayuda de su esposo fue singular. El nuevo encuentro fue, en una ciudad del sur de los Estados Unidos, el 30 de septiembre de 2011. Sus palabras no pudiéron ser más gráficas: “¡Gracias por recibirnos! ¡Gracias por encontrarnos!¡bienvenida a tu familia!”(p.278), le dijeron. Y le añadieron: “Bueno, siempre has deseado una hermana, pues ahora tienes siete”(p.262).

Desde luego al salir de aquel encuentro pudo sentir: “mi vida era otra. Comprendí que había comenzado un nuevo presente con cambios importantes, pero más que nunca deseaba abrazar a mi madre; y, de haber sido posible, a mi padre”(p.299). Comprendió que su búsqueda por encontrar a los suyos había sido una aventura válida(p.102,215).

Fue durante su periplo cuando tocando diversas puertas llego a preguntar a un diplomático aleman: “¿Entonces que nacionalidad tengo? ¿Polaca? ¿Rusa?¿Cuál?...La que dice el pasaporte es que su padre es de nacioanlidad lituana, pero realmente es de procedencia desconocida y así fue emitido el documento temporal de Alemania”(p.240).

Hoy, desde 1990, Lituana, cuya capital es Vilna, ha vuelto a ser una nación independiente, pero tras la guerra formada parte, había sido invadida por la URSS.

La Razón
Sobre la razón que la llevó a escribir Procedencia desconocida hallamos en sus páginas estas líneas: “El miedo ajeno había tocado mi vida. Llegó el momento de buscar soluciones drásticas. Después de tener cincuenta años bien vividos, sentí la necesidad de encontrar a mi familia biológica. Búsqueda que jamás creí significativa…De pronto, la oleada que estaba ahogando al país nos pasó factura…Mi madre adoptiva[María Antonieta]] fue mi cómplice, mi esposo el ejecutor. Había que encontrar una salida, aun en contra de los deseos de mi hijo[Federico Andrés], quien se había convertido en un perseguido…Era el momento de buscar la procedencia, para tener una salida cuando él tuviese que correr, aunque se negara…Fue el comienzo de una vida paralela””(p.9)

Este Memorial
Ahora bien, por ello insistimos que estamos ante un libro de memorias, para poder trazar esta obra, tan bien escrita, tan llena de emoción y hondos sentimientos, Antonieta Benitez debió trazar la historia de su vida venezolana y luego romantarse a sus orígenes.

Por ello es, sobre todo, un libro sobre la Venezuela en la que le tocó vivir. Ella es una hija más de la democracia 1958, tenía dos años el sistema creado por el Pacto de Punto Fijo, la Constitución de 1961 y los partidos democráticos, cuando ella nació. Es lo primero que nos refiere, hasta llegar al gran hiato que vive la vida venezolana desde el 4 de febrero de 1992, pero especialmente desde el 2 de febrero de 1999, y todo su suceder que le hace cerrar su libro anotando que si bien Hugo Chávez(1954-2012) falleció en La Habana, en verdad sus paniaguados “Aun dirigen el destino del país…dejando a los ciudadanos una Venezuela destruida y saqueada, a pesar de haber atravesado los mejores años de ingresos petroleros. De estos fondos no quedó ni una calle que refleje el desarrollo, sólo dádivas a muchos venezolanos que se han conformado con una propina…La historia será la única e implacable jueza”(p.307). Así será.

Pero a la vez es esta introducción, este recuento, en el que puso en el por qué ella buscó a su familia biológica, la que encontró en el exterior, a donde se habían trasladado décadas antes. Y lo hizo, porque dado el suceder nuestro, deseó buscar un sendero para su único hijo, implicado, como lo hemos estado muchos venezolanos democrátas, de diversas edad, pero más la promoción juvenil de 2007 en su acción, surgida como consecuencia del cierre de RCTV, por restablecer la democracia, razón por la cual fueron perseguidos, por la única razón de levantar la voz en alto.

El Recuento Venezolano
La primera parte de la memoria que Antonieta Benitez hace en Procedencia desconocida tiene que ver con la marcha del país bajo la democracia. Esta es analizada por ella, ofrece sus propias opiniones, bien fundamentadas, con algunas es posible que otros analistas, como es nuestro caso, tengan otros puntos de vista, pero este de Antonieta Benitez tiene sentido pleno, dado que no solo es un examen del suceder sino que en su caso sale de su alma, de sus vivencias.

La Venezuela Chavista
Y es por ello que trata la Venezuela chavista, pero muy bien entrelazada con todo el relato que hace del socialismo marxista de la URSS, que es parte singularísima del libro.

De tal manera que cuando dice “entenderíamos que el capitalismo, liberalismo, socialismo, y los “ismos” que tanto nos han dividido, son simples palabrerías que nos conducen a discusiones y guerras estériles y permiten que, solo, un puñado de gente, gane a costa del sacrificio de millones de millones…A veces pienso que el término ‘ideología’ ha sido una invención, con la intención de enredar a los ciudadanos y separar a los pueblos”(p.28) esto es válido para el examen del socialismo marxista, caído en Europa, como para mirar ese adefesio llamado el Socialismo del Siglo XXI, teoría que ni siquiera existe en la teoría politica2.

Y lo peor de todo esto es que cuando la Venezuela chavista llegó al poder ya hacía una década que el socialismo autoritario se había desplomado como un castillo de naipes en Europa(noviembre 10,1989), dentro de un proceso muy bien estudiado hoy. Una caída sin violencia, con la excepción de en Rumania. Significó también la vuelta de la democracia a Hungría, Polonia, Checoeslovaquia, Rumania, Bulgaria, Yugoeslavia, Albania, Alemania; la reunificación de Alemania y el final de la URSS, dos años después(diciembre 31,1991), proceso iniciado desde el anuncio de la perestroika por Mijail Gorbachov(1931) en 1985.

Sin embargo, como la misma Antonieta indica, “Hoy, tantos años después, las consecuencias continúan generación tras generación. Apátridas, emigrantes sin derecho, prófugos y refugiados”(p.78) pululan por el mundo.

Todo esto que hemos vivido es como lo advirtió nuestra escritora Ana Teresa Torres(1945): “Constato…que en estos años leí más acerca del totalitarismo que en casi toda mi vida anterior.Comprendí…que lo totalitario consiste en ogligar al ciudadano a dilucirse en el pueblo, para que luego en nombre del pueblo, pueda hacerse cualquier cosa contra el ciudadano”3.

La Otra Cara del Libro: Los Ucranianos
Importante es, desde luego, que el origen de Antonieta Benitez sea Lituania, país báltico, nación emancipadada hoy. De donde era originario su papá. El desarrollo de su familia está en Ucrania, nación inmensamente maltratada por el régimen stalinista, donde creó una gran hambruna, en los años trienta, cuyos relatos resultan aun hoy espeluznantes, como los que pudimos leer, y no son los únicos, en el libro del gran periodista Kapuscinski(1932-2007)4. Hechos reiterados ahora por la propia Antonieta Benitez en el suyo.

El Pasado: La Europa Convulsionada
También Procedencia desconocida nos pone ante el norte de Europa convulsionado de comienzos del siglo XX. Allí todo fue incierto, y no solo los pasaportes, “Los orígenes eran claros, pero los destinos inciertos. Por ser descendientes de polacos, ucranianos, rusos, lituanos y alemanes, no sabían qué pasaría con el triunfo de cualquiera de los lados”(p.13), anota ella. Y al arribar a Alemania, tras el conflcto, los miembros de su familia “no solo estaban sin pertenencias…sino también sin orígenes que pudiera probar su procedencia. Tres generaciones a la deriva…sin patria que los ayudase y sin futuro certo”(p.14).

Lo que veían, más allá de las ideologías, a las que nos hemos referido antes, citando a la propio Antonieta Benitez, era aquello “Una lucha de supuestas ideologías que lo único que buscaba, y encontró, fue el poder y el dominio supremo bajo el terror, a nombre de ideales”(p.78), “habían llegado al mundo en pleno asentamiento del comunismo y el crecimiento de la URSS. Ese sería el comienzo de una vida de miedos eternos”(p.36), donde la gente, como Boris, habían llegado “al mundo…adistrados paara sobrevivir”(p.53). Ello fue lo que el mundo totaltario, que aquí se ha querido revivir, los ofreció como forma de vida. Son inunerables los testimonios, que encogen el alma, que han llegado hasta nosotros escritos, o dictados, por quienes los sufrieron, en carne propia, con inmenso miedo cada día, tanto que cuando Isaías Berlín(1909-1997), el gran pensador de la democracia, de origen letón, aunque se formó en Inglaterra y allí vivió, pudo visitar, como diplomatico aliado, a su familia en Moscú, allí observó claramente por que en toda aquella larga cena nadie había hablado una palabra de politica: sentían terror por ser escuchados, más recibiendo la visita de un personajes como el gran Berlín5.

Tal el hondo testimonio humano que Antonieta Benitez nos trae en este libro, del cual manan sentimientos pero también sangre adolorida.
 
1 Leído en el Círculo de Lectura de la Fundación Francisco Herrera Luque, en su sesión de la tarde del martes 5 de noviembre de 2013.

2 La mejor definición de este que hemos hallado de este sin-sentido es el que da la historiadora y analista politica Margarita López Maya en su convsersación con Michelle Roche Rodríguez inserta en su Album de familia. Caracas: Alfa, 2013,p.131-146. Ver en la p.138.

3 Ana Teresa Torres: El oficio por dentro. Caracas: Alfa, 2012. 289 p. La cita procede de la p.259

4 Ryszard Kapuscinski: El Imperio. Barcelona: Anagrama, 2007. 357 p. Ver especialmente las p.117 y 306.

5 Michael Ignatoeeff: Isaíah Berlin: su vida. Madrid: Tuarus, 1999.478 p. El dato está en las p.192-193. Se lee en uno de sus pasajes: “Tampoco el dulce y encantador Leo[Berlin] entró en conversaciones politicas. Inlcuso, con su propio sobrino, en su propia casa, la politica era sencillamente peligrosa. Sí dejo caer un comentario que puso clara y crudamente de relieve las realidades de la vida soviética”(p.193).