Sábado, 24 de Junio de 2017

Usted está aquí: Artículos y Reseñas Artículos ¿Pagó Bolivar en 1810 para Ingresar en el Gobierno Patriota?

¿Pagó Bolivar en 1810 para Ingresar en el Gobierno Patriota?

Correo electrónico Imprimir

Por: Roberto Lovera De-Sola

Para Kariana Domínguez, para responder una pregunta de una bien intencionada disidente.

Circuló mucho esta falaz idea, que no tiene documento alguno que la respalde. Ya estaba muy enfermo, en 2012, el presidente Chávez para referirse a ello, vivía los últimos meses de su vida, que se extinguió justo cuarenta y ocho horas antes de cerrase el año. Era la épóca, nos dijo un testigo, que se movía en Miraflores en una silla de ruedas, se pasaba el día llorando, sabía ya cuá era su destino, siempre con un Cristo en la mano izquierda y con la derecha dando órdenes de mandar armas a Siria, para nutrir la guerra fatricida que el tirano de ese país encabeza contra su pueblo. Suponemos que lo del Cristo en la mano izquierda se deba a que era zurdo, sino no se explica, el Cristo los creyentes lo llevamos en la mano derecha, incluso los zurdos. Es posible, que el Señor Nuestro Dios, en su infinita bondad, haya perdonado a aquel que tanto daño hizo a la nación de su nacimiento.

Pero fue en aquellos meses en que círculó la especie, que por sus características tiene impreso el sello del chavismo.

Debe ser respondido esto así: es cierto que el 19 de abril de 1810 Simón Bolívar(1783-1830) no estaba en Caracas sino en su hacienda de Yare. Pero, como dijo el chavista Jorge Mier Hoffman, quien siempre hay que refutarlo. Dijo en una página de Internet que Bolívar estaba en su hacienda de San Mateo, en verdad estaba en Yare, la hacienda de la cual tanto se había ocupado desde su regreso de Europa en 1807. Fue en Yare en donde ejerció el único cargo que tuvo bajo el régimen colonial: Teniente de Justica de Yare. Tampoco, como dice el falaz personaje que hemos citado, estaba huyendo del Capitan General, don Vicente Emparan(1747-1820), ya que había salido de Caracas por insinuación de aquel, buen amigo suyo y de su casa.

Y una observación más, la hacienda de Bolívar, en aquellos años, no fue la de San Mateo, propiedad de su familia, muy importante durante el proceso de la guerra, sino Yare. Fue allí en donde enfermó gravemente su esposa María Teresa Rodríguez del Toro(1781-1803), tanto que debió ser trasladada a Caracas donde falleció, en la residencia de Bolívar, la Casa del Vinculo, en la esquina de La Gradillas.

No estuvo en Caracas el gran día no por estar en contra de la formación de una Junta Conservadora de la Derechos de Fernando VII, lo cual fue más una necesidad, poco sincera en nuestra élite, pero politicamente necesaria. Lo que sabemos de la ausencia de Bolívar el 19 de abril de Caracas, es lo que indica Tomás Polanco Alcántara(1927-2002): “Instalado en su hacienda de Yare, nada tuvo que ver con los movimientos que sucedían en Caracas. Pese a que algunos historiadores han dicho lo contrario los documentos conocidos y las noticias que se derivan de ellos, hace pensar, con cierta seguridad, que Bolívar no figura entre los preparadores de lo que iba a pasar y tampoco entre quienes participaron en los acontecimientos, ni entre aquellos que de inmediato resultaron designados para funciones públicas…No existen reseñas ciertas que nos permitan saber qué hizo Bolívar ante el Gobierno surgido en 1810. Ese Gobierno era una realidad. Algunos autores creen que Bolívar ofreció sus servicios para actuar, a su costo personal y por la Junta, en gestiones diplomáticas en el exterior. Era una forma de trabajar por la patria sin estar presente en una estructura que partía de supuestos distintos a los suyos”(Simón Bolívar. Caracas: Ediciones GE,1004,p´.207). Ahora bien, si ofreció su ayuda pecuniara, lo cual era un gesto de generosidad, si pagó los gastos de la misión diplomática a Londres, no hay ninguna prueba documental que la avale. Pero ponerlo como si fuera un hombre inicuo, que nunca fue, pagando, siendo un revolucionario pleno, desde su regreso de su segundo viaje a Europa, en 1807, es un contrasentido, porque los dos hermanos Bolívar Palacios, Simón José Antonio y Juan Vicente, lo que pedían era independencia completa, como lo hicieron durante la Conjura de los Mantuanos (noviembre 24,1808), por ello no se adhirieron a ella. Lo que deseó,en 1810, era servir. Tanto él como Juan Vicente, quien partió en la misión diplomática enviada por la Junta Suprema a los Estados Unidos. A su regreso, Juan Vicente murió en el hundimiento de la nave que lo traía.

Lo único que conocemos con certeza, aunque la carta suya, y de Luis López Méndez(1770-1841), a Juan Germán Roscio(1763-1821) se ha perdido. En esa misiva ambos, ya designados para la misión a Londres(junio 4,1810), pedían los acompañara como secretario don Andrés Bello(1781-1865), cosa a lo que Roscio accedió inmeditamente(junio 5), misiva que si se conoce(Escritos del Libertador. Caracas: Sociedad Bolivariana de Venezuela, 1968,t.IV,p.27). La respuesta de Roscio, Secretario de Estado de Relaciones Exteriores, es decir, Canciller, es el papel que conocemos. Y fue generoso, pues se desprendía de Bello, viceministro en aquel momento, ya hombre de apreciables conocimientos, reconocidos por todos en la ciudad. Pero Roscio, intelectual de alto calibre, como don Andrés, sabía el bien que para el desarrollo de su obra le haría participar en aquella misión, máxime por el hecho de hablar perfectamente inglés y francés, idioma este último que también hablaba Bolívar, como el castellano, y que era, y lo fue por siglos, el idioma de la diplomacia.

La misión a Londres se engendró gracias a petición de la propia cancillería inglesa, la cual mandó un barco para recoger a los bisoños diplomáticos. La salida de Caracas fue el 10 de junio por La Guaira. Llegarón el 11 de junio al Reino Unido. Bolívar, fue, como consecuencia del nombramiento, el primer embajador de Venezuela y su regresentación la primera misión enviada desde América Latina a una corte europea. Esta, que hemos expuesto, a la verdad desnuda de aquellos hechos.

Febrero 16,1014.