Sábado, 19 de Agosto de 2017

Usted está aquí: Artículos y Reseñas Artículos La Casa de los Mendoza en Veroes

La Casa de los Mendoza en Veroes

Correo electrónico Imprimir

Por: Roberto Lovera De-Sola

Quizá ustedes recuerden un pasaje de Cantaclaro de maestro Rómulo Gallegos(1884-1969) en que su protagonista, Juan Crisóstomo Payara, entra en la casa de su madre a visitarla. Y entra en la casona a través de un bello patio(p.260)2 como este de esta Casa de la Historia en que nos encontramos. Tal sugestión fue la que vino a nuestro espíritu la primera vez que entramos en esta casona y nos detuvimos entre las rosas de su patio.

Pero antes de entrar hoy a esta casa debemos recordar también como caraqueño cultor de su memoria los recuerdos de lo que significa esta cuadra de Veroes y Jesuitas para nosotros. Fue aquí en donde estuvo situada la Escuela de Primeras Letras de Caracas, el aula en donde enseñó don Simón Rodríguez(1769-1854) y a la cual concurría su discípulo Simón Bolívar(1783-1830). En esta misma calle, en días del siglo XIX, en 1881, al frente de aquí, en el Colegio Santa María, dictó sus famosas clases de oratoria el cubano José Martí(1853-1895) a las cuales concurrió lo más granado de nuestra esfera cultural juvenil de aquellos días. Ello fue recordado con precisión por nuestro sabio don Lisandro Alvarado(1858-1929) uno de aquellos jóvenes que asistieron. El apóstol, como siempre se ha llamado a Martí, vivía en una sobria pensión situada a tres cuadras de aquí, al frente de donde está la iglesia de Altagracia, en donde está un busto suyo que recuerda aquel hecho. Y en el siglo XX en las acera de enfrente de donde nos encontramos, en la casa de Ada Pérez Guevara(1904-1999), en el número 22 de esta cuadra, fue el sitio en el que, apenas morir el gran dictador de Venezuela, un grupo de mujeres se reunieron para redactar el primer documento feminista de nuestra historia. Fue el hoy ya célebre Mensaje de las mujeres al presidente Eleazar López Contreras, entregado por un grupo de ellas en Miraflores el 30 de diciembre de 1935. Hacía aquel día trece días de la muerte del tirano.

Por ello entrar hoy en esta Casa de la Historia de la Fundación Polar no puede ser más grato. Por ello debemos agradecer el historiador Tomás Straka(1972) el organizador en nombre de la UCAB de este coloquio. Y saludar a nuestro anfitrión de esta mañana, el también estudioso de nuestro pasado y de las formas de nuestra vida cotidiana, Gustavo Vaamonde, de cuya mano vamos a atravesar estos corredores para memorar aquellos hechos de nuestro pasado sucedidos entre estos muros desde que el 31 de julio del año de 1766, día de San Ignacio de Loyola(1491-1556), se colocó la primera piedra para la construcción de la Casa y el Colegio de la Compañía de Jesús en Caracas en este lugar. El sitio estaba, era aun apenas un terreno, según la nomenclatura de la época, situado en “la calle que sube de la Iglesia Catedral para la Santísima Trinidad, a la segunda cuadra de la Plaza Mayor”. Tras la expulsión de los Jesuitas de los territorios hispanoamericanos, en 1767, por el rey Carlos III(1716-1788), suceso que siempre se ha considerado una de las causas de la Independencia en América Latina, ocupó esta residencia el Batallón de Veteranos de Caracas, eso fue el año 1776; en un mapa de 1806, reimpreso en 1810, del viajero francés Francois Depons(1751-1812), se observa que en este sitio, ya denominado entonces Veroes a Jesuitas número 39, funcionaba la Casa de la Moneda.

En 1793, y por veinte y tres años, hasta 1816 funcionó aquí la administración de la Renta del Tabaco que en aquellos tiempos tenía la misma significación que tiene la Pedvesa de nuestros días. Entre los años 1817 y 1818, días del régimen realista en Caracas, laboró aquí la Casa de la Moneda.

Lo sucedido en esta mansión en el siglo XIX fue singularísimo, volvió a ser casa para la educación de los jóvenes. Aquí estuvo el célebre colegio de Juan Vicente González(1810-1966), cuyo bicentenario estamos celebrando este año 2010. Fue el “Colegio El Salvador del Mundo” en cuyo nombre, al decir del maestro Arturo Uslar Pietri(1906-2001), no se sabía si el maestro González pensó en Cristo o en la salvación por la educación y el saber3 porque González, el mayor escritor venezolano del siglo XIX, nuestro más grande romántico en prosa, abrió sus puertas en 1848 a poco que la militarada monaguista penetró en el Congreso para imponer con las balas lo que el presidente José Tadeo Monagas(1784-1868) deseaba y González, quien era diputado y vio aquello, debió huir de la violencia desatada por el techo, pensó entonces que la única salida civilizada que tenía el país era formando a los más jóvenes en los hábitos de la paz, de la convivencia, de la democracia tolerante. Toda una generación de grandes venezolanos pasaron por sus aulas, entre ellos, y no fue el único destacado, el autor de Venezuela heroica don Eduardo Blanco(1838-1912)4. Al dejar sus aulas González lo continuó, como colegio Santa María(1859), su discípulo el licenciado Agustín Aveledo(1837-1926), quien soñó también un nuevo país, que pusiera fin a las guerras civiles por medio de la educación. Y no sabemos si se ha reparado en un hecho singular: durante aquellas mortíferas contiendas, “la guerra de los cien años”, como han sido llamadas por Manuel Caballero(1931-2010)5, los nombres de nuestros grandes colegios fueron “La Paz” en Caracas, “La concordia” en El Tocuyo o “La esperanza” en Carora, nombres que invocaban el fin de todo enfrentamiento bélico.

Esta casa fue residencia de la familia Mendoza por largas décadas(1898-1954), cuando se operó la gran transformación de Caracas en los años cincuenta los Mendoza se mudaron del centro al este. Estos cambios están perfectamente bien narrados en una de las partes de la novela El exilio del tiempo, de nuestra novelista Ana Teresa Torres(1945)6, en donde los sucesos que narramos suceden en estas mismas calles.

Esta casa estuvo cerrada hasta que tras los trabajos de restauración aquí practicados(1997-2000) en los años finales del siglo XX esta construcción fue dedicada a ser Casa de la Historia, sitio de trabajo para el equipo de investigación de nuestro pasado creado por la Fundación Polar de la cual ha surgido para todo estudioso un instrumento de trabajo diario, los tres volúmenes del Diccionario de historia de Venezuela(1988-1989.3 vols), ya con tres ediciones, la segunda en cuatro tomos(1997) y la tercera virtual. Nos da gusto consignar que fuimos uno de sus coautores. Concomitante ha sido la Cronología de Historia de Venezuela y eventos mundiales(2007), edición también en disquette. Ese estudio del país, de lo mas entrañable nuestro, ha arribado ahora a la magna nueva geografía de Venezuela, dirigida por el maestro Pedro Cunill Grau(1935), nuestro primer geógrafo, a través de los diez tomos de la obra GeoVenezuela(2007-2009. 10 vols), cuyo noveno volumen se imprimió hace pocos meses. La comunidad cultural, lo sabemos ya, hará suyos los resultados del tomo ocho: Geografía Cultural. Es GeoVenezuela la tercera gran geografía de Venezuela que se publica, antecedida por las dos nuestros esenciales geógrafos: el italiano Agustin Codazzi(1793-1859) editada en 1841, en el siglo XIX y el catalán Pablo Vila(1881-1980) en 1960, en el siglo XX. GeoVenezuela es la geografía venezolana del siglo XXI, escrita dentro de los parámetros de la geografía humanista. Curiosamente nuestros tres principales geógrafos, quienes han desarrollado esa ciencia entre nosotros, nacieron fuera de Venezuela, el primero en Lugo, el segundo en Sabadell y el tercero en Santiago de Chile, pero llegaron aquí y se enamoraron para siempre de las gracias y maravillas de la naturaleza venezolana. ¡Vivan las inmigraciones creadoras!.

Y puestos a rememorar nosotros fue esta cuadra para nosotros niño y adolescente, estudiante del Colegio La Salle de Tienda Honda, a pocos pasos de aquí, cuadra que atravesábamos todos los días para tomar el autobús de regreso a casa después de las clases. Pero había cada día dos presencias venezolanas tutelares con las que nos cruzábamos, dos venezolanos raigales. El primero el maestro Vicente Emilio Sojo(1887-1974) quien regresaba, alto, apoyándose en su bastón hacia su casa desde la Escuela Superior de Música que dirigía. En su hogar esperaban a Sojo sus amados gatos, junto a ellos lo describió una de sus discípulas, Flor Rofeé en el bello cuento “Vicente Emilio y sus gatos”. El otro era el educador y gramático José Manuel Nuñez Ponte(1870-1965) maestro de varias generaciones venezolanas, sabio conocedor de la lengua castellana quien también regresada a su hogar, entre las esquinas de Fe a Esperanza, desde la Academia Venezolana de la Lengua que presidía. Era emocionante ver aquellos dos viejitos maravillosos quienes habían dejado una estela en el país con las acciones, compositor el uno, estudioso de las letras el otro. Fue también en esta cuadra que vimos por primera vez a nuestra magnífica Doris Wells(1945-1988), en aquella época en que era la joven damita de nuestras telenovelas, por Radio Caracas Televisión, las que protagonizaba junto a Raúl Amundaray. Tal los recuerdos. De Doris, siempre bella, con su voz ronquita, tuvimos la suerte con el tiempo de ser amigo en aquella época final de su vida en que estudió Artes, se graduó Summa cum laude, e inició sus tareas escribiendo textos dramáticos, como aquel bellísimo, y sobrecogedor unitario, “Porcelana” (RCTV: diciembre 9,1982).

En todo esto que hemos repasado a vuelo de pluma no hay que olvidar la observación de Germán Carrera Damas: “Estudiar historia es aprender libertad”7.

1Leído en la Casa de la Historia, Fundación Polar, Caracas, la mañana del 19 de mayo de 2010.
2Rómulo Gallegos: Cantaclaro. Barcelona: Araluce,1934.365 p.
3Arturo Uslar Pietri: Letras y hombres de Venezuela.2ª.ed.aum. Caracas: Edime, 1958. 345 p. La cita procede de la p.163.
4Eduardo Blanco: Venezuela heroíca. Caracas: Imprenta Sanz,1881. XII,266 p.
5Manuel Caballero: Ni Dios Ni Federación. Caracas: Alfa,2007.303 p.La cita procede de lap.138.
6Ana Teresa Torres: El exilio del tiempo. Caracas: Monte Ávila Editores,1990. 263 p.
7German Carrera Damas: Declración al diario El Universal, Caracas: mayo 12,2010.