Viernes, 28 de Julio de 2017

Usted está aquí: Artículos y Reseñas Artículos Chismes Nocturnos de Señoras Decentes

Chismes Nocturnos de Señoras Decentes

Correo electrónico Imprimir

Por: Roberto Lovera De-Sola

Celebramos con ustedes, la vuelta de nuestras lecturas dramatizadas de obras de teatro de autores venezolanos, aquí en la Fundación Francisco Herrera Luque. Y más aun nos sentimos satisfechos de presentar el monólogo Chismes nocturnos de señoras decentes (1996), la quinta pieza de Thais Erminy(1947)2, una dramaturga con palabra propia, la cual la hemos visto revelarse a través de la palabra y con la actuación de nuestra también destacada actriz Mariu Favaro(1967).

Estos Chismes nocturnos de señoras decentes tienen un valor y un sitio dentro de un proceso que se viene cumpliendo, desde hace varios años, en el teatro venezolano, es aquel que trata de la mujer, de su feminidad, de sus sexualidad, de las parejas que elige, es universo que no se había tocado como ahora se hace, algunos de sus pálpitos más lúcidos los mencionaremos, entre ellos se destacan estos Chismes nocturnos de señora decentes, una pieza que basta escucharla, con serenidad, desde nuestra butaca, para comprender que es una obra que define la vocación y el oficio de una dramaturga, a una mujer teatrera, en sus contornos más nutridos.

Al seguir la palabra encarnada esta mañana por Mariu Favaro, producto del trabajo creador de Thais Erminy todos se habrán dado cuenta que el tema de la obra tiene como centro a la mujer de hoy.

La presencia propia de la mujer en la vida venezolana tiene fecha de nacimiento, cuando, a los trece días de la muerte(diciembre 17,1935) del dictador Juan Vicente Gómez(1857-1935), un grupo de mujeres, el 30 de diciembre de 1935, escribieron un manifiesto, pidiendo por ellas y por los niños, y lo presentaron al presidente López Contreras.
Aquel movimiento, liderizado por Ada Pérez Guevara(1905-1999) y sus compañeras autoras del documento. Su acción tuvo consecuencias cívicas y literarias, en este caso porque hubo escritoras entre ellas.

Consecuencias ciudadanas como fue la obtención de los derechos civiles(1942), el voto(1946) y politicos(1947) para la mujer.

Y literarias, como ya lo hemos anotado. De allí las obras que forman ese periplo, poemás, cuentos, novelas, ensayos, análisis de crítica literaria y obras de teatro. Así la madurez de la mujer se fue ofreciendo a todos a través de la ventana de la invención literaria, consecuencia de ello que el país pudo escuchar la voz de la mujer. Así la mujer fue liberada de su expulsión de la historia, como lo observó Manuel Caballero(1931-2010), quien lo alude claramente al anotar: “Cuando, en 1936, Mariano Picón Salas(1901-1965) pronuncia su celebérrima frase sobre la entrada de Venezuela en el siglo XX, tal vez hubiera encontrado menos resistencia a aceptarla si hubiese precisado que se refería a la salida de la mujer a la calle: primero en las manifestaciones y luego en la vida cotidiana, esa presencia se afirmó, hasta llegar a ciertos sitios…desde las fábricas téxtiles hasta algunos comercios y profesiones, amén dealgunos institutos de educación media y superior, donde el número de mujeres suele superar al de los hombres”3.

Habría que añadir, además, como antes lo hemos hecho, que la mujer expresó sus pensamientos de cambio escribiéndo y luego en la formación de instituciones sociales y políticas, en su participación en la fundación de los partidos politicos modernos y en los sindicatos, junto a los hombres, con quienes se unieron para sus grandes logros.

En verdad, en el teatro venezolano del último medio siglo y pico, la mujer y sus cuitas siempre ha estado presente en nuestra escena. Siendo las primeras, aquellas que nos ha ofrecido Elisa Lerner(1932) en sus piezas, conocidas desde 1960, cuando se pusieron en escena sus monólogos La bella de inteligencia, El país ondontológico y La mujer del periódico de la tarde; o sus piezas En el vasto silencio de Manhattan o Vida con mamá. Todas tienen la característica de que sus protagonistas son todas mujeres, quienes nos muestran sus deseos o su extrema soledad. Solo un hombre aparece en una de ellas, en El último tranvía, es ser es el que explica, a nuestro entender, la soledad que viven las féminas de la Lerner. En todo este período la presencia de la Lerner ha sido constante, los interrogantes que sus piezas sucitan en mujeres y en hombres, sobre todo aquellos “hombres sensibles” que pidió nacer Anais Nin(1903-1977) como único antidoto al machismo,son numerosos. Ella es también, en el último medio siglo, nuestra primera mujer ensayista.

Ahora, todo el proceso que hemos visto en nuestro teatro, y la madurez mujeril actual, ha venido desde el movimiento de la mujeres formado en 1935, a través de sus luchas cívicas, jurídicas, politicas y literarias. Son ellas las que han permitido a nuestras mujeres pasar de ser pasivas a activas, empaparse del movimiento feminista internacional y nacional para llegar a así a la mujer liberada de de estos tiempos que es lo que explica lo que la dramaturgas,como es nuestro caso hoy, nos ofrecen en sus piezas.

En el periplo de estos años, a partir de 1987, nos ha presentado una serie de obras, celebradas por constante público, las cuales nos presentan las formas como la mujer, entre nosotros, ha madurado. Y sus dolorosas necesidades, de parejas, de expresión de su sexualidad. Para nosotros, que hemos seguido este periplo como crítico paso a paso, las más signficativas de esta piezas, que debemos presentar como un proceso se iniciaron, en el ochenta y siete, cuando Mariela Romero(1951) estrenó Esperando el italiano, en ella ante la ausencia de hombres en sus vidas aquellas amigas deciden comprar uno para ellas. Hay, en ella, un delicioso personaje, un hombre, un amigo de ellas que es una especie de alma gemela, en otras abogado del diablo, no olvidamos la forma como lo encarnó Gilberto Pinto en su primera temporada...

Le siguió Birmanos(1990), de la poeta Blanca Strepponi(1952), en la cual su protagonista, Diana, dice “Las cosas más importantes en la vida de una mujer suceden cuando estamos tendidas de espaldas”(p.96).

Que el asunto rondaba el medio, que eso era lo que las mujeres se preguntaban, dando la dramaturga en el clavo al tratarlo, fue el caso de Mónica Montañés(1966) con El aplauso va por dentro(1996)4 que hizo que multitudes de espectadores, especialmente espectadoras, se volcaran sobre ella, llegado así a convertirla, con sus más de 3000 representaciones, en la pieza más montada en toda la historia del teatro venezolano, lo cual es todo un hito. Sus puestas continuan5.
Por lo cual fueron bellas respuestas a lo allí presentado por la Montañés, y actuando por Mimi Lazo, dos respuestas, encarnadas por hombres, Nosotros que nos quisimos tanto(1997) también de Mariela Romero, protagonizada por nuestro inolvidable Gustavo Rodríguez, y ¿Divorciarme yo?, escrita y actuada de forma espléndida por Orlando Urdaneta.

Ese mismo año de 1996 fueron puestos en escena, en Caracas, estos Chimes nocturnos de señoras decentes, mas tarde en Trujillo e internacionalmente en Montevideo, Uruguay.En este soliloquio la palabra de la mujer brilló haciendo la radiografía de su suceder.

Desde luego, todo este proceso no está formado solo por estas piezas, hay otras. En verdad, nos gustaría mencionar otras dos, tales Ambas tres(2001) de Javier Vidal(1951) y Casa en orden, de Ana Teresa Sosa(1956). Vidal en la suya clarísimo en ver, en estos días trágicos, los desafíos de la mujer. Ana Teresa Sosa, quien nos acompaña esta mañana, mirando un avatar de la vida de otra mujer, a punto de ser devorada por el cáncer, pieza triste y dulce es la de ella.

Pero la esencia de lo que advertimos es el hecho de que la mujer venezolana tomó el centro del teatro venezolano para discurrir sobre su problemática, mirandose ella misma, o a través del espejo del vivir, ya que ese proceso nos presenta lo masculino y lo femenino, el yin el yan, las dos facetas del alma humana, ambas siempre actuando dentro del corazón de hombres y mujeres, como nos lo enseñó Carl Gustav Jung(1875-1961),los dos polos sexuales del ser humano.

Ahora bien, ya para terminar, hemos señalado que estos Chismes nocturnos de señoras decentes fueron montados por vez primera en 1996, y conservan los matices de aquellos días, aunque su autora también vaticinó el tiempo por venir. Después de haber estado presentes en su estreno nos quedó la idea, que hoy hemos hecho realidad, de volverla a ponerla para la reacreación de los espectadores; el monólogo puede parecer frívolo, no lo es, porque toda comedia tiene un transfondo hondo, es una densa exploración de hechos, como el amor, la pareja y el erotismo, en la mujer. Y no es superficial porque cuando, una vez seguido el montaje, nos detenemos a pensar en lo que hemos escuchado a la actriz, nos daremos cuenta de su profundidad,inlcuso de su densidad. Es una pieza en la cual tocamos lo humano, en sus intensa variedad de aristas, a través de Victoria Pasillo, su protagonista y los chimes, o más testimonios vividos, de sus amigas. Así aquí Mariu Favaro encarna ocho personajes distintos, ardua tarea actoral que celebramos hoy con ella.

Así la pieza de Thais Erminy forma parte importante de lo mujeril actual en el teatro venezolano, en un sitio destacado del proceso que hemos descrito, pero la obra es también una perfecta presentación de estas dramaturga y todos sus dones creadores.

Del por qué haber escogido la comedia para hacer esta pieza le vino a su autora del hecho de necesitar un espacio plácido para la escritura después de haber terminado una pieza tan dura como Un desván olvidado, en la cual nos presentó a un esquizofrénica de multiples personalidades.

Y, desde luego, no tenemos palabras para agradecer a Mariu Favaro el trabajo que nos ha ofrecido, la hemos visto desde los intensos ensayos en los cuales asumió con todo profesionalismo la invitación que le hicimos, pensando siempre en que los ocho personajes representados, no solo Victoria, recuerden, habían sido concebidos por la autora para una actriz como ella.

Para Cerrar
Se estarán preguntando en que trabaja hoy Thais Erminy, cual será su próxima pieza, aun sin título. Ello se basa en lo que ella nos escribió al definir su nuevo trabajo:

Amado te resumo  el alma de la  obra que  escribo... densa, critica, profunda, humana. Transitara por el dolor, frustracion y miedo que hemos padecido pero que tras tanta opresion se  transmutará en un despertar de  lucha, coraje, crecimiento y libertad. Venezuela parará de sangrar, algunos huirán, amado mio. Será cuando muchos de sus hijos retornarán, las familias se reuniran de nuevo. Una nueva democracia, bajo el mando de jovenes valientes, brillantes, reinará para luz de las nuevas generaciones y nosotros tendremos la dicha de ser parte hacedora de este final y recomenzar… Una obra que recoje injusticia y dolor para cerrar llena de vida, madurez  y paz. ¿Sabes? Mi Caracas no seria igual, si no estuvieras.

Te amo mucho. Besos, Thais.

Punto Final
Sobra decir la alegría que tenemos al haber emprendido esta tarea, cuyos orígenes se encuentran en haber siguido, como crítico, la obra de Tahis Erminy desde la primera pieza suya que vimos, donde las descubrimos, La tercera mujer, hace tres décadas; igual nos ha sucedido con Mariu Favaro, cuando tenía 17 años la conocimos, aquel día nos mostró algunos de sus poemas juveniles. Tenía viente, tres años más tarde, cuando protagonizó La Celestina, en el grupo Rajatabla. Verán pues que cuando la literatura, la amistad y el rigor interpretativo se unen estamos ante un hecho perfecto.

Septiembre 30,2015.

Comentarios

Primero
Una obra llena de picardías femeninas y dolorosa por sus verdades. Muy bien estructurada, dialogada. Mariú Favaro, nos deleitaste con tu lectura dramatizada, Roberto Lovera De-Sola, siempre coordinando excelentes encuentros y maestro de maestos. Fundacion Francisco Herrera Luque. !Felicitaciones a su Presidente y trabajadores por seguir creyendo que podemos vivir y amar el conocimiento y el arte...
Ana Teresa Sosa, dramaturga, en www.facebook.com: Caracas: septiembre 28,2015.

Segundo
Septiembre 29,2015.
Realmente la pase buenísimo , me encanto la lectura dramatizada, si te digo la verdad nunca había asistido a una obra de ese género, pero así, serían mis comentarios que tanto mi esposo como mi cuñada la Nena y mis hermanas están interesadas en asistir para la de noviembre .Me fui un poco escapada de mi casa porque tenía a cargo ese fin de semana al nieto  que se lo deje al abuelo y a la tía para poder asistir.  Amiga, de verdad estuvo realmente  amena y me hizo sentir que en nuestro país se están haciendo cosas muy interesantes, eso le da a uno fuerza para seguir luchando por el y rescatar todo lo bueno que tiene.

Un beso fuerte.

Marysoll Damiani de Curiel.

Respuesta
Gracias por tus palabras amiga querida.  Me hace sentir bien que te gustara, que la pasaras ameno.  Fue una lectura, luego de pasarla en privado 4 veces.  Mariu es muy talentosa y colaboradora.  Tuvo por salud un tiempo fuera de escena y ahora se reintegra. El coordinador del evento, Roberto es un ser sin inigual, super especial, grande como lo viste, asi es su inteligencia y su corazón.  La Fundación representada en María Margarita Herrera Luque se portó estupendamente con nosotros, ella es la que ha insistido que la volvamos a leer.

Por ahorita estamos descansando pero tenemos ganas de hacerlo en varios sitios.  De pronto se vuelve a montar como pieza terminada. Un beso grande, sino antes, nos vemos en noviembre con toda tu family. Tahis Erminy.

1 Leído en la sesión de “El teatro toma la Biblioteca Herrera Luque”, la mañana del sábado 26 de sepetiembre de 2015.

2 Las anteriorer piezas suyas fueron La carcel(1983), La tercera mujer(1982), Whisky and Cocaína(1984) y En un desván olvidado(1991). Sobre su obra consultar Lorena Pino Montilla: La dramaturgia femenina venezolana. Siglos XIX a XX. Caracas: Celcit, 1994. 2 vols. Ver:Thais Erminy”(t.I,p.193-200). Impresas Las tercera mujer/Whisky & Cocaina. Caracas: Imp.Metropolis,49,44 p.; En un desvan olvidado. Caracas: Fundarte,1991.

3 Manuel Caballero: Ni Dios, ni Federación. Critica de la historia politica. 3ra.ed.aum. Caracas: Alfa, 2007.303 p. Ver: “La mujer expulsada de la historia”(p.66-71). La frase de Mariano Picón Salas, a la que alude, está en sus Autobiografías. Caracas: Monte Ávila Editores,1987. XIX,288 p. Ver su libro “Regreso de tres mundos”(p.129-273). La cita está en la p.239.

4 El origen de la pieza de Mónica Montañés se encuentra en la entrevista que ella le hizo a Mimi Lazo,donde surgió la idea de escribirla. Este diálogo se puede leer en “El encuentro que inició todo. Mónica entrevista a Mimi: Uno viene al mundo con la resposabilidad de cumplir sus sueños”, publicada en El Diario de Caracas, en 1995, inserta en el volumen: El aplauso va por dentro: quince años. Caracas: Ediciones B, 2011, p.26-35. El texto original manuscrito de la pieza, con anotaciones de la actriz para el montaje, también puede leerse en este libro: ”El aplauso va por dentro, guión”(p.56-82).

5Las piezas a las que nos hemos referido son: Elisa Lerner: Vida con mamá. Caracas: Monte Ávila Editores,1976. 102 p.; Mariela Romero: “Esperando al italiano” en Varias Autoras: Las risas de nuestras medusas.

Compilación y estudio preliminar: Susana Castillo. Caracas: Fundarte,1992,p.65-99; Blanca Strepponi: Birmanos y otras piezas. Caracas: Monte Ávila Editores,1991.141 p.; Mónica Montanés: El aplauso va por dentro. Caracas: Editorial Blanca Pantín,1997. 71 p.; Mariela Romero: Nosostros que nos quisimos tanto. Caracas: Alfadil/Gente de teatro, 1998.141 p.; Javier Vidal: Ambas tres. Caracas: Editorial Melvin, 2001. 95 p.