Domingo, 25 de Junio de 2017

Usted está aquí: Artículos y Reseñas Artículos A 25 Años de la Caída del Muro de Berlín

A 25 Años de la Caída del Muro de Berlín

Correo electrónico Imprimir

Por: Roberto Lovera De-Sola

Se cumplen hoy veinte y cinco años de la caída del Muro de Berlín, el gran suceso politico de nuestros días. Aquell sucedió a partir de la noche, cerca de las 10 pm, del 9 de noviembre y la madrugada y amanacer del 10 de noviembre de 1989. Queremos volver a hacer memoria de tan singular fecha.

El Muro de Berlin fue demolido en la madrugada del 10 de noviembre de 1989, cuatro años después del inicio de la gran utopía que fue la perestroika en la URSS, ideario disuelto por desgracia al caer la URSS en manos del mercado, pero especialmente por obra de los excomunistas, los únicos ricos que había allí. Boris Yelsin(1931-2007) y Vladimir Putin(1952) pusieron fin a los deseos de un nuevo tiempo. Un día dejó de existir la URSS(diciembre 25,1991) y ese país dejaría de ser una gran potencia, como lo fue durante toda la Guerra Fría, cuando nació la Federación Rusa. Terminó entonces, en 1989, el socialismo autoritario, volvió la democracia a los llamados países del este de Europa, aunque había países del centro del Viejo Mundo, como Checoeslovaquia, como se tomado de trabajo de repetirlo el gran novelista de esa nación que es Milan Kundera(1929), muchas veces y Polonia, como lo declaró un polaco culto llamado Juan Pablo II(1920-2005). Toda esta larga exposición, extensa, debe llevar a los venezolanos a un estudio detallado de lo que fue el socialismo, comprender su proceso y darse cuenta que los socialistas del siglo XIX no llegaron al poder, de hecho Marx y Engels eran muy malos políticos quienes dejaban claro ante los obreros con los cuales se reunían que ellos eran ante todo los doctores Karl Marx y Federico Engels. Y además ninguno de los dos tuvieron experiencia de gobierno alguna. Eran sin duda inmejorables intelectuales, de hecho fue Marx quien desarrolló plenamente la teoría de la revolución socialista, deseo incumplido, fracturado por Lenin. Es una lástima que desde el desplome del socialismo no se hayan vuelto a publicar sus libros y se haya abandonado el estudio de Marx, quien seguirá siendo siempre uno de los grandes filósofos de occidente, pese a ser un hombre tan gruñón y malhumorado. De hecho el siglo XX no se puede entender políticamente sin examinarlo, él uno de los padres de esa centuria, junto con Sigmund Freud(1856-1939), Albert Einstein(1879-1955) y Federico Nietzche(1844-1900). De este alegato podemos concluir siguiendo sobre todo, en muchos momentos, el vasto, claro y clarividente análisis que hizo el norteamericano Edmund Wilson(1895-1962) en su obra decisiva Hacia la Estación de Finlandia, que publicada en 1940 todavía tiene plena vigencia, lo que fue el socialismo, lo que fueron sus pensadores y las derivaciones que tuvo, consecuencias desgraciadamente llenas de la sangre, desde 1917, en sus numerosas víctimas tras la “cortina de hierro” en Europa, bajo el régimen de Mao(1893-1976) en China, bajo Fidel Castro(1926) en Cuba, en el gencidio de Camboya, y en la empobrecida Corea del Norte de hoy.

El socialismo, sobre todo el presentado por Lenin, llegó al poder, pero estuvo empapado de autoritarismo, de persecución de las personas, del asesinato de millones de opositores, del querer a través de la educación ideológica enseñarle a los niños y jóvenes que era lo que debían estudiar, saber y pensar. No hubo libertad, tan pregonada por los ideólogos del primer socialismo, de aquel del siglo XIX que todavía puede inspirarnos pues fue un movimiento humanista. En la URSS tras la Revolución, desde el régimen de Stalin(1924-1953) en particular, estos modos de gobernar fueron exportados: a China y sus satélites, a Cuba y seguramente de esa isla vino a la Venezuela de Chávez, quien quiere resucitar lo ya muerto y enterrado, claro está, altamente imbuido del fascismo como nos lo han demostrado los certeros análisis de Manuel Caballero. Así hubo un momento, durante la Guerra Fría(1945-1989), que la mayor parte del mundo estaba bajo el régimen comunista. Pero la libertad, como lo previeron espíritus inteligentes durante mucho tiempo, se volvió a abrir camino, el socialismo y su saldo de horrores, terrores y miserias se congeló, tantas eran las desgracias que en la URSS, considerada paraíso del equilibrio, mucha gente prefería, como lo han revelado los grandes analistas, matar a los hijos para no tener que compartir la poca comida que había con ellos, Ryszard Kapuscinski(1932-2007) lo advirtió en 1993 en su demoledor libro El imperio, al referirse a hechos sucedidos en Ucrania, bajo el yugo de Stalin. ¡esa era la arcadia pregonada, el paraíso de la felicidad!.

Claro está que no negamos que la democracia que ahora viven los antiguos países comunistas no es todo lo perfecta que se desearía, sobre todo en la Rusia democrática, la cual domina ahora como un Zar Vladimir Puttin, antiguo miembro de la KGB, miembro de la llamada “Nomenklatura” privilegiada, pero esos males se corregirán con más democracia, con respeto por las personas, con más derechos humanos, con un régimen de verdaderos partidos políticos y con políticos éticos, bien formados, que estén dispuestos a servir a sus países. Sin embargo, ya hay naciones que se encaminan bien hacia la democracia como la antigua Checoeslovaquia, ahora dividida en dos países distintos. Esta tuvo en el presidente Václav Havel(1936-2011) un verdadero líder, un hombre que nunca fue comunista. Y también ahora varios países de la antigua Europa socialista están integrándose a ese gran bloque democrático que es la Unión Europea, uno de los polos de la gran balanza democrática del mundo.

El Checkpoint Charlie
Fue en este sitio, una garita, llamada el Checkpoint Charlie, situada en la zona norteamericana de Berlín, junto al Muro de Berlín, que servía como control militar que dividía las dos Alemanias, la medianoche del 10 de noviembre de 1989, donde comenzó, allí se abrio, la gente pasó y comenzó la caída del Muro de Berlin, el fin del socialismo autoritario y retornó el imperio pleno de la democracia. Sin embargo, antes de la reunificación de Alemania, esa garita fue sacada de alli(junio 22,1990), en medio de una ceremonia presidida por los dos cancilleres de Alemania. La reunificación de Alemania se llevó a cabo cuatro meses más tarde, a la medionoche del 3 de octubre de 1990. Helmut Kohl, quien encabezó ese proceso, pasó a ser el Canciller de la Alemania unificada. No sólo terminó aquel día aquella separación, sino, de alguna manera, la propia Segunda Guerra Mundial, una de cuyas consecuencias fue la división de Alemania.

1989: El Año de Alemania
En verdad, hay que advertir que la Caída del Muro de Berlín constituyó también el verdadero final de la Segunda Guerra Mundial, sucedido precisamente en un lugar del país que más había sufrido sus consecuencias.

Primero, fue la Alemania nazi la que se lanzó contra Europa, quisieron destruir la esencia de nuestra civilización, nacida en Grecia, un mundo además cristiano por sus hondos valores. Fue Churchill el primero en advertir la gravedad de aquello. Y, después de la guerra, el primero en señalar que existía el Telón de Acero, en su célebre discurso, ya ex Primer Ministro, en Fulton, Misouri, el 5 de marzo de 1946, cuya esencia está en estas líneas:

“Desde Stettin en el Báltico hasta Triste en el Atlántico, un Telón de Acero ha descendido a través del continente. Tras esta línea se encuentran todas las capitales de los antiguos países de Europa del Este y Central. Varsovia, Berlín, Praga, Viena, Buidapest, Belgrado, Bucarst, Sofía, todas estas ciudades famosas y las poblaciones que las rodean se hallan en lo que debo llamar la esfera soviética, y todas son objeto, de una forma u otra, no solo de la influencia soviética, sino, en buena medida y en muchos casos, del congtrol creciente desde Moscú”.

A su lado lo escuchó el presidente norteamericano Harry Truman(1884-1972), el sucesor de Franklin Delano Roosevelt(1882-1945).

Para vayamos más atrás: desde luego, fue Alemania, al igual que en la Primera Guerra Mundial(1914-1918), la que agredió a Europa. Y de hecho, la guerra en Europa, terminpo en ella, cuando las tropas rusas tomaron Berlín. Y las potencias aliadas se dividieron el país en cuatro zonas, momento que utilizó la URSS para crear la llamada Alemania del Este, La República Democrática Alemana, otro eufemismo.

Ello tomó cuerpo, y no debemos soslayarlo, en las conferencia de Yalta, entre las grandes potencias aliadas, de las cuales formaba parte la URSS, presidida por Stalín. En ella, estuvieron, desde luego Churchill y Roosevelt. Rosevelt profundamente enfermo, fue un esfuerzo titánico en que hizo para llegar allá, un lugar lejano, que les impuso Stalin. Yalta fue una reunión celebrada el 4 de febrero de 1945, Roosevelt murió, dos meses después, el 12 de abril. Allí Rosevelt apenas si tuvo tiempo a reunirse con Churchill, que como en las reuniones con Roosevelt, en Santander y en Teharan, llevada un médico para que observara a Roosevelt y le dijera cual era su opinión su estado de salud, solo mirándolo, desde luego, de hecho ambas viajaban con sus médicos de cabecera. Allí en Yalta, en Crimea, Roosevelt estaba más pediente de lo que sucedería en Asia, meses más tarde, el 6 de agosto, fue el lanzamiento de Bomba Atómica, por decisión de su sucesor, Truman. Y en segundo lugar, en el apoyo de la URSS a la formación de la ONU, que se constituiría en San Francisco el 25 de abril. Por cierto, un venezolano excepcional, el doctor Caracciolo Parra Pérez(1888-1964), el primer diplomático venezolano del siglo XX, Canciller entonces, fue uno de los presidentes de una de las comisiones fundadadoras de la ONU. Antes Venezuela, había contribuído con su petróleo, a llenar los tanques de los barcos que actuaron en el desambarco de Normandía, que significió el comienzo del fin del nazismo. Estamos convencido, que la visita, en 1943, que la esposa de Roosevelt a Caracas, Eleonor Roosevelt(1884-1962), del mismo apellido porque era primos, tuvo que ver una misión secreta, necesaria, antes del desembarco Normandía. Ello no lo dice la prensa caraqueña de aquellos días, que nosotros hemos revisado, era lógico que no trascendiera, pero siendo Venezuela una potencia petrolera y un país aliado es lógico deducir lo que expresó, que hasta ahora no hemos encontrado en ningún documento, que deben exirtir. La señora Roosevelt, una mujer excepcional, su propio marido la consideraba “la primera persona de la oposición” a su gobierno, dados sus diestros consejos. Fue, además, las piernas de su esposo, ella era la que viajaba ya que el estuvo paralitico desde muy joven por efecto de la polio. En 1948 la señora Roosevelt, presidió la comisión de la ONU que preparó y aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos(diciembre 10,1948), en vigencia desde entonces.

Con todas esas dolencias llegó Roosevelt a Yalta, después de varios largos vuelos y un largo recorrido por tierra hasta Yalta, todo para que el “padrecito” Stalin, como lo llamaban en Rusia, no saliera de la URSS. Y allí, en Yalta, quedó fundado, ante los ojos de aquellos dos grandes democrátas, la Cortina de Hierro, consecuencia de los acuerdos, que dejaron claro el destino de Europa tras la guerra.

Esto fue el comienzo de la tragedia que significó para los países europeos, que Churchil dice, del socialismo marxista en ellos, de la opresión. Basta con leer el segundo tomo de las memorias del húngaro Sandor Marai, Tierra, Tierra(1972) para comprender lo hecho por la URSS al penetrar en Hungría e implantar su régimen. Igual sucedió en Polonia y en Checoeslovaquia. Austria logró salir de aquello en poco tiempo, pero fue un caso único. Y fue aquel régimen que se derrumbó en 1989.

En verdad, 1989 fue un año esencial, pero tuvo sus antecedentes de los sucesos húngaros de 1956, en la Primeravera de Praga, en 1968, y en las serie de hechos iniciados en Europa con la llega al poder Mijail Gorbachov(1931) en la URSS, en 1985, y en el anuncio de la Petestroika; con las grandes huelgas de Polonia en 1980, con el sindicato Solidaridad, con la presencia de Lech Walessa, su líder. Y ya en 1989, con las elecciones en Polonia, que ganó Walessa, con la apertura de las fronteras húngaras(septiembre 11,1989), preámbulo a la Caída del Muro de Berlín(noviembre 10), cincuenta y nueve días más tarde, a lo que siguió todo el proceso en las llamadas naciones del este europeo, que más bien eran del centro de Europa, como Hungría, Checoleslovaquia, Polonia, de desplome del socialismo, con la llegada otra vez de la democracia y la libertad a la Alemania comunista, a Chocoeslovaquia, Hungría, Rumania, Yugoeslovia, Bulgaria, proceso que fue pacífico, con la excepción de Rumania en donde el dictador y su esposa fueron fusilados, lo que pudo ver por televisión.

Y en ese nuevo tiempo, Alemania fue central, casi podemos decir que 1989 fue el año de Alemania porque allí cayó el Muro, levantado en 1961, se abrieron las fronteras de las dos Alemanias,se inició el proceso de la reunificación de aquella nación.
Pero todo aquello constituyó un vastísimo movimiento politico e ideológico, necesario para el mundo, con grande presencia de los disidentes y los intelectuales.

1990: Alemania Gana El Mundial
Curiosamente, y no tan curiosamente, a pocos meses de la Caída del Muro de Berlín el equipo de Alemania ganó, en Roma(julio 15,1990), el mundial de football.

Ello sucedió porque siempre hay consecuencias sociológicas en la sociedad de los hechos deportivos, sino Brasil no hubiera perdido de la forma que lo hizo está semana, cuya sociedad rechazó siempre el mundial, el gobierno no les hizo caso y la justicia vino de arriba. Igual génesis tienen las enfermedades. Esto es convicción mía. Creo también que fueron todas las exageraciones y sus etceteras, de la libertad sexual de los años sesenta que dieron nacimiento al Sida, fue una consecuencia, en que el cuerpo se expresó reciminado los horrores. No se crea que ambas cosas son hechos mágicos producto de una imaginación invencionera. Lo de las enfermedades, y mi convicción con relación al Sida, lo he sacado de mis lecturas, y reflexiones, del libro Susan Sontag(1933-2004) La enfermedad y sus metáforas(1977). Tal las ideas de esta esclarecida mujer, de inqiuietante belleza también, con su mechón blanco en medio de negra caballera.Fue ella una de las grandes pensadoras y ensayistas del siglo XX.

Pero ahora va la explicación: creímos entonces,y creemos hoy, que la caida del socialismo, precisamente en los hechos de Berlín, del 10 de noviembre de 1989, eran quizás más hondos, que el solo triunfo de Alemania en el Mundial, meses más tarde, tuvo de alguna forma que ver con el hecho de que Alemania había comenzado a estar en el centro de la escena. El triunfo el Roma fue el 15 de julio, la reunificación de Alemania, consencuencia de la caída del Muro, fue el 2 de octubre de aquel. El fin de la URSS, al año siguiente, el 31 de diciembre de 1991, cuando se arrió el pabellón rojo del asta del Kremlin y se izo la bandera de la Santa Rusia. Así también la perestroika, terminó. El por que de su fracaso ha sido examinado, es el mejor análisis de sus por qués, por Henrry Kissinger(1924). Su juicio sobre la caída del socialismo no pudo ser más claro: “A la postre, el comunismo se desplomó, en parte como resultado de su propia esclerosis, en parte por las presiones a que lo sometió un Occidente fortalecido”(p.747).

Crei entonces,y creo hoy, que la caida del socialismo, precisamente en los hechos de Berlín, del 10 de noviembre de 1989, eran quizás más hondos, que el solo triunfo de Alemania en el Mundial, meses más tarde, tuvo de alguna forma que ver con el hecho de que Alemania había comenzado a estar en el centro de la escena. El triunfo el Roma fue el 15 de julio, la reunificación de Alemania, consencuencia de la caída del Muro, fue el 2 de octubre de aquel. El fin de la URSS, al año siguiente, el 31 de diciembre de 1991, cuando se arrió el pabellón rojo del asta del Kremlin y se izo la bandera de la Santa Rusia. Así también la perestroika, terminó.

La Caida del Muro en Caracas
Hay tres testimonios de la Caída del Muro de Berlin entre nosotros fueron: los escritos por Arturo Uslar Pietri(1906-2001) en su columna “Pizarron” de El Nacional: ”El muro de Berlin y el Tercer Mundo”(diciembre 10,1989) y “El Marxismo leninismo”(diciembre 17,1989), están en su Pizarrón. (Caracas: Los Libros de El Nacional, 2006,p.282-386), las páginas del Diario de Simón Alberto Consalvi(1927-2013); Simón Alberto Consalvi en su 1989, Diario de Washington(Caracas: Tierra de Gracia,1990,p.93-117). Y el testimonio de un lúcido marxista, Héctor Mujica(1927-2002) que comprendió bien los hechos sucedidos, el significado de la Perestroika y el nuevo sendero del socialismo. Mujica, era el 27 de agosto de 1991, presidente del Partido Comunista de Venezuela, y quien, a los nueve días del intento del golpe de Estado en Moscú contra Gorbachov(agosto 18,1991) renunció a su militancia en aquella agrupación(Ver Fernanda Goncalves: “Héctor Mujica renunció al Partido Comunista”, El Nacional, Caracas: agosto 27,1991).Desde luego condenó en su histórica declaración, aparecida en El Nacional caraqueño, la actitud de los protagonistas de aquel pronunciamiento intentado contra Mijail Gorbachov. De no haberse pronunciado como lo hizo Héctor Mujica se hubiera convertido en uno de más de los dinosaurios de la izquierda latinoamericana, todos incapaces de comprender el presente.

Estas fueron las palabras de Mujica, recogidas por la reportera Fernanda Goncalves:

“Después de muchas noches a medio dormir decidí, con mucho dolor, renunciar a la presidencia del PCV y a todo compromiso militante con un partido incapaz de entender que nos hallamos en las vísperas del tercer milenio y que la humanidad de ahora no es la de 1917” anunció con pesar.

Mujica reconoció que los conductores del comunismo “no quieren relevo” y que inspirados en esa razón transformaron en una especie de festejo el “pre-genocidio que pretendía cometerse contra pueblos como Moscú y Leningrado”.

Ellos no quieren ser relevados, insistió, es por ello que buscan a los más ignorantes y atrasados para elevarlos hasta los cargos de dirección porque, en la medida en que sean más atrasados, menos piensan y sencillamente votan”.

Mujica, ahora excomunmista, aseguró que para él no resta otra alternativa que renunciar a la presidencia de ese partido, al Buró Político y al Comité Central. ”No hay otra alternativa para este viejo carapacho” reiteró.

Luego argumentó que Ugo Cusati, miembro del Comité Central, denunció a los que celebraron el golpe de estado contra el presidente constitucional de la Unión Soviética y calificó ese comportamiento de “insólito, abyecto y aberrante”.

“Pero yo soy gorbachoviano y creo en la reestructuración y en la transparencia informativa. Yo creo en la glasnot y en la perestroika y no concibo el socialismo sin libertad democrática y sin libre expresión del pensamiento porque eso fue lo que soñaron los fundadores del socialista utópico”.

Héctor Mujica aseguró que los sucesos registrados hace poco en la Unión Soviética lo conmovieron profundamente, pero “eso era una crónica de una muerte anunciada”.

Garantizó “que ahora hay “una nueva generación integrada por hombres que superan los sesenta años, como Boris Yeltsin y Mijail Gorbachov, que tienen un pensamiento totalmente distinto de los antiguos rusos que gobernaban a la manera zarista”.

Según consideró el expresidente del Partido Comunista “los promotores del golpe creían que podían hacer con Gorbachov lo mismo que hicieron hace años con Nikita Kruschev, declararlo enfermo”.

Mujica dijo que con estilo estalinista pretendieron hacer retroceder al líder soviético, pero ese golpe condujo a lo que ahora presenciamos, como es la desintegración de la URSS porque toda revolución trae estas consecuencias”.

“El propio Gorbachov lo dijo en 1985 cuando alertó que no eran simples reformistas, sino una revolución dentro de la revolución” reiteró.

Mujica aseguró que con el golpe lo que hicieron fue acelerar el proceso de transformación.

“Ahora hasta se habla de la reestructuración de las fuerzas armadas con oficiales jóvenes en los más altos mandos” alertó.
¿Su decisión de renunciar a sus compromisos con el Partido Comunista es irrevocable?.
Si -dijo- mi decisión es irrevocable. Ahora estoy fuera de combate o, como dirían los boxeadores, cuelgo los guantes.
Mujica explicó que el intento de golpe cometido contra Gorbachov es un acto “bochornoso” que ha golpeado más su ánima revolucionaria, pese a que confiesa haber padecido como leal militante comunista en cárceles, torturas, destierro y hasta huelga de hambre.
“He soportado con estoicismo y en la soledad de mi libre albedrío y pensamiento propio, hechos que la historia califica no solo como increíbles yerros, sino de crímenes contra el socialismo. No quiero dar lecciones a nadie, pero invito a la reflexión para torcer el cuello al estalinismo y la reacción que aun impera en nuestras filas”, agregó.
¿Y si sus compañeros de partido le pidieran que recapacitara?
No -dijo- ya no se puede porque esas estructuras del partido son inconmovibles. Me quedo a solas conmigo mismo, ya no se puede recapacitar.
No obstante. Héctor Mujica aseguró que él será el mismo luchador de siempre a favor del llamado socialismo.
“Porque jamás he tenido ambiciones políticas. He sido, simplemente, un combatiente por la democracia, la libertad de los derechos humanos, la liberación nacional y un socialismo como el que soñaron, desde los utópicos hasta los científicos, basado en la libertad y la democracia, tanto para tos militantes como para los pueblos” expresó.
Mujica reveló que prefiere ser un buen escritor, que un mal político”.