Lunes, 29 de Mayo de 2017

Usted está aquí: Latinoamerica México Ningun animal tiene el derecho a preocuparse por lo que pueda ocurrir mañana

Ningun animal tiene el derecho a preocuparse por lo que pueda ocurrir mañana

Correo electrónico Imprimir

Desde el 1 de junio de 2008 y hasta el 31 de Mayo de 2009, el artista Israel Moreno “Moris” (México D.F., 1978) decidió emprender una práctica aparentemente banal: comprar el periódico todos los días.

Eligió el diario “La Prensa”, notable por su vocación amarillista, por la naturaleza descarnada de sus imágenes de cadáveres y lugares donde se cometió algún delito y por sus escandalosos titulares, plagados de adjetivos calificativos y signos de admiración.

A partir de esta rutina, Moris desarrolla todo un sistema de catalogación y registro de distintos aspectos informativos presentes en el periódico, de acuerdo a su naturaleza especulativa y que se explican en el mapa conceptual diseñado por el artista (incluido en la hoja de sala de la muestra). Este mecanismo de organización se ramifica en varias búsquedas que atienden a la redacción de los titulares, al tipo de imágenes, a la habitual utilización de ciertas palabras y algunos contenidos de las propias noticias.

El trabajo de indexar de esta manera el periódico surge de un sencillo mecanismo de censura. Este proceso consiste en tachar lo accesorio para resaltar lo que conformaría una unidad de sentido temporal dentro del índice que Moris propone sobre la información de “La Prensa”, de acuerdo a las constelaciones que conforman el universo de series de obras que constituyen este poliédrico trabajo.

El proceso de censura, a medio camino entre una mecánica muy reiterativa y serial (a la vez que dibujística) se expande hacia otro lugar de la imagen: el espectador reconfigura a un nivel intuitivo las representaciones escogidas y anuladas por el artista. Así, la descarnada y casi impúdica exposición de los crímenes desaparece en la obra (y en el periódico) pero se mantiene y se reconfigura en el imaginario del espectador a partir del ejercicio de edición que emprende el artista.

He aquí el doble valor de esta serie de matrices que realiza Moris. Por una parte puede entenderse como el ejercicio paródico y consecuente de ciertas prácticas artísticas que concilian el empleo de la palabra escrita y el tiempo (un buen referente para entender esta reunión de textos y temporalidades sería la obra del artista conceptual On Kawara) por otra parte, esta obra se inscribe en una genealogía de ejercicios de censura, clásicos en la historia del arte contemporáneo, como aquel que hiciera en 1969 Marcel Broodthaers sobre el poema de Stephane Mallarmé “Un coup de dés jamais n’abolira le hasard” (Una tirada de dados nunca abolirá el azar) de 1897 y en el cual el artista belga bloquea con franjas negras todo el texto del poeta simbolista francés.

Sin embargo, esta práctica en la obra de Moris adquiere una sensible pertenencia en el contexto social y político mexicano. Igualmente, es elocuente del discurso de este artista, para quien la violencia cotidiana es un denso concepto que en su obra adquiere diversas enunciaciones formales: esculturas, pinturas, grabados o gráficas.

El conjunto de materiales originales intitulado Ningún animal tiene el derecho a preocuparse por lo que pueda ocurrir mañana. ha asumido numerosos registros técnicos.

En esta ocasión se presentan los recortes y páginas originales del archivo del artista y un ejemplar de la edición de 10 carpetas-objeto que contiene todo el cuerpo de estampas derivadas de estos materiales.

Carlos E. Palacios


Mi trabajo es un contenedor de la posible dialéctica existente entre el bien y el mal. En ese intervalo se desarrolla un entramado de conceptos y conductas que son tomadas de una realidad que me circunda y que son co-responsables de mi glosario personal, de mi manera de hacer arte y entenderlo dentro de la cotidianidad. Valiéndome de estrategias como la apropiación, tanto de saberes como de materias primas, configuro y concreto un espectro visual, que va del dibujo como herramienta de planeación, hasta una clase de situacionismo en donde la construcción del propio herramental y objetos para usos específicos, propone un lenguaje de acciones que son registrados de manera simbiótica al interior y en la coraza de los objetos en sí.

Mi posible enunciación de ello es: esfuerzo + riesgo = recompensa. La recreación de un terreno en particular, frases y símbolos propios del vecindario, conforman un compendio recolectado a partir de experiencias y relaciones humanas en el barrio, y el soporte cohabita con objetualidades que sobreviven al tiempo y al espacio que las corroe día con día: zapatos y armas hechas a mano, cartones, botellas, ropa vieja son configuradas para que el observador perciba no sólo atmosféricamente, sino de una forma co-rresponsable tales posibilidades del lenguaje y el objeto. Las piezas no consisten en un momento que finaliza con la censura o salida del visitante, sino se activan después a manera de rumor o comparsa, dotando al portador de dicha experiencia con un nuevo habitus por utilizar u olvidar.

Israel Moreno “Moris”


Sobre el artista

Israel Moreno “Moris” (México, 1978)
Vive y trabaja en la Ciudad de México. Cursó los estudios de Artes Plásticas y Visuales
en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”. Ha participado en diferentes muestras en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa, entre las cuales es importante resaltar: exposiciones individuales: The beast will have its day, Galerie Michael Sturm, Stuttgart, Alemania (2013); Es difícil ser atado como una oveja cuando se es lobo, Baró Galeria, Sao Paolo, Brasil (2012); Cuando el león mata los Chacales se benefician, I-20 Gallery, Nueva York, EUA (2011). Exposiciones individuales: Trigésima bienal de Sao Paolo - La inmanencia de las poéticas, Sao Paolo, Brasil (2012); Mexico Expected/Unexpected, American University, Washington, USA (2012); Tiempo de sospecha, Museo de Arte Moderno, México (2011).

Israel Moreno “Moris” 
Ningun animal tiene el derecho a preocuparse por lo que pueda ocurrir mañana
Del 7 de junio al 29 de septiembre 2013
Curador: Andres Valtierra

Gabinete Gráfico
Museo de Arte Carrillo Gil
Av. Revolución 1608, esquina Altavista, Col. San Angel
C.P. 01000, México, D.F.
Teléfonos 55 50 62 60 / 55 50 39 83
www.museodeartecarrillogil.com