Viernes, 22 de Septiembre de 2017

Usted está aquí: Latinoamerica México Amaury García Rodríguez reflexiona en torno al Ukiyo-e todos los miércoles de abril

Amaury García Rodríguez reflexiona en torno al Ukiyo-e todos los miércoles de abril

Correo electrónico Imprimir

Las siguientes sesiones de Amaury García Rodríguez serán los días 10, 17 y 24 de abril a las 18:30 horas en el Museo de Arte Carrillo Gil

En el marco de la exposición Ukiyo-e: Imágenes del mundo flotante, que se presenta en el Museo de Arte Carrillo Gil del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el especialista Amaury García Rodríguez impartió la primera de tres sesiones dedicadas a tan peculiar tema.

Bajo el título La estampa japonesa en la conformación de imaginarios urbanos, el encargado del Centro de Estudios de Asia y África de El Colegio de México, señaló que el término Ukiyo-e proviene del budismo y significa “el mundo del sufrimiento, el mundo flotante”, es decir, que esta vida terrenal es efímera.

Dijo que ese tipo de arte, que hasta hace algunas décadas no había adquirido su condición actual, surgió a finales del siglo XVI y principios del XVII, en una etapa histórica muy particular para Japón, cuando justamente nacían los nuevos núcleos urbanos en Kyoto y Osaka.

García Rodríguez recordó que, de los siglos XVII al XIX, Japón fue un país fragmentado por las luchas del poder político y militar, tal como lo demostró el cineasta Akira Kurosawa.

Autor de los libros Cultura popular y grabado en Japón y El control de la estampa japonés shunga, García Rodríguez indicó que de 1683 a 1868 el país asiático estuvo cerrado al extranjero, sobre todo europeo, ya que veía un peligro para su cultura la intromisión de los misioneros católicos de España y Portugal, además del creciente colonialismo en Filipinas. El imperio veía también con recelo a los jesuitas y a otras órdenes religiosas occidentales, que incluía a los conversos, por esa razón los expulsaba de sus fronteras y se cerró a Europa.”

Sin embargo, aclaró, Japón no estuvo del todo aislado del mundo, sostuvo comercio con Rusia, China y otros países de la Cuenca del Pacífico, incluso hubo bases holandesas en su propio territorio, como Ukiyo-e lo testimonia en varias de sus imágenes.

Sin embargo, aclaró, Japón no estuvo del todo aislado del mundo, ya que sostuvo comercio con Rusia, China y otros países colindantes, incluso hubo bases holandesas en su propio territorio, como ukiyo-e lo testimonia en varias de sus imágenes.

“Antes de que se expandiera el capitalismo como ahora lo conocemos, Japón basaba su economía en el campo, y al mismo tiempo prosperó una clase adinerada sin vínculos políticos o militares. Los campesinos y los ex samuráis se dedicaban a otras funciones.

A la par de esa clase se crearon nuevas fuentes y escuelas de arte, como el ukiyo-e, cuyos artistas representaban lo que no era importante en entonces”, aseguró el especialista en su conferencia magistral.

“La filosofía del Ukiyo-e era tratar de disfrutar al máximo los placeres que otorga la vida, como si fueran epicúreos japoneses. Ese mundo se estructuró tanto en lo físico como en lo espiritual. En esos años se fortalecieron el teatro kabuki, un género artístico que hace referencia a un mundo ‘en el que puedes vivir lo que no vives en la cotidianeidad’; los llamados barrios del placer y la industria editorial, que para fines del siglo XVIII contaba con 600 empresas del ramo y ayudaron a la alfabetización. La prostitución estaba muy cercana a la vida cotidiana de los japoneses; el teatro kabuki, en el que actuaban solo mujeres, empezó a recurrir a los jóvenes masculinos y bellos hasta convertirse en lo que hoy se conoce. Nunca perdió sus connotaciones sexuales.”

Y remató: “las estampas japonesas de esos siglos se sumergen en los gustos y placeres de esa época, como se presenta en la exposición.”

Las siguientes sesiones de Amaury García Rodríguez serán los días 10, 17 y 24 de abril a las 18:30 horas en el Museo de Arte Carrillo Gil, avenida Revolución 1608, colonia San Ángel.

Museo de Arte Carrillo Gil
Av. Revolución 1608, esquina Altavista, Col. San Angel
C.P. 01000, México, D.F. 
Teléfonos 55 50 62 60 / 55 50 39 83
www.museodeartecarrillogil.com 

Prensa INBA