Miércoles, 26 de Noviembre de 2014

Usted está aquí: Latinoamerica Argentina El Juicio en Nüremberg. La Restauración de Schulberg y Waletzky. Estreno en Argentina

El Juicio en Nüremberg. La Restauración de Schulberg y Waletzky. Estreno en Argentina

Correo electrónico Imprimir

Nuevas Funciones: Abril 23-30 / Mayo 7-14 / 19 hs 

Realizado originalmente entre 1945 y 1948 por Stuart Schulberg para registrar el proceso legal contra los crímenes de lesa humanidad cometidos por el nazismo, la recuperación promovida por su hija, la productora Sandra Schulberg, y por el realizador Josh Waletzky, actualiza, tras más de seis décadas, un registro de indudable densidad histórica.

El Juicio en Nüremberg. (La Restauración de Schulberg y Waletzky) fue el documental oficial del gobierno norteamericano, exhibido en Alemania durante la campaña de “desnazificación” en 1948 y 1949, y nunca exhibido en Estados Unidos ni en el resto del mundo. El documental focaliza el testimonio de los fiscales internacionales y el modo en el que presentan sus pruebas contra los criminales de guerra. De él surgieron los denominados “principios de Nüremberg”, que forjaron la base de todos los juicios posteriores por crímenes contra la paz, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Con los años, el negativo original y las pistas de sonido se perdieron o fueron destruidos.

Entre otros valiosos mecanismos de restauración, Schulberg y Waletzky incorporan el audio original de los acusados y los fiscales y potencian uno de los alegatos más contundentes del cine documental de todos los tiempos.

El Juicio en Nüremberg
La Restauración de Schulberg y Waletzky
Nuevas Funciones: Abril 23-30 / Mayo 7-14 / 19 hs
Estreno en Argentina

Fundación PROA
Av. Pedro de Mendoza 1929
[C1169AAD] Buenos Aires
Argentina [+54 11] 4104 1000
www.proa.org


El Juicio en Nürember
[La Restauracion de Schulberg y Waletzky]

Los primeros juicios de Nüremberg marcaron el primer empleo sistemático de películas como evidencia en un tribunal. Uno de los encargados de recorrer Alemania en busca de registros filmados del horror nazi fue Stuart Schulberg –cuyo jefe en el Ejército era un tal John Ford–, quien compiló todo en dos documentales, El plan nazi y Campos de concentración nazis, centrales para la estrategia de la fiscalía.

Schulberg también tuvo a su cargo la creación de Nüremberg, la película oficial, tarea para la que dispuso de apenas 25 horas filmadas en los diez meses que duró el juicio. Su solución fue inmejorable: cruzar el “drama de corte” con aquellos registros que había recopilado y que desmentían crudamente la defensa de los jerarcas. Pero –paradojas de la Guerra Fría– los propios norteamericanos se encargarían de mantener al film invisible durante décadas. Objeto de una cuidadosa restauración por parte de la hija de Schulberg, Sandra (de larga trayectoria como productora independiente), y el documentalista Josh Waletzky, Nüremberg finalmente puede ser apreciada en toda su magnitud, tanto histórica como nüremberg_juicio_filmacion.tif cinematográfica.

La decisión de utilizar película en el Juicio en Nüremberg
El primer juicio en Nüremberg (formalmente conocido como el Tribunal Militar Internacional) fue convocado el 20 de noviembre de 1945 en Nüremberg, Alemania, para juzgar a la cúpula de jerarcas Nazis. El veredicto fue dado el 1º de octubre de 1946. El líder querellante de los Estados Unidos fue el Ministro de la Corte Suprema de Justicia Robert H. Jackson. Durante la preparación del juicio, Jackson tomó la histórica decisión de utilizar película y fotografía como evidencia para condenar a los Nazis. Pero estas películas debían primero ser encontrados. El General William (“Wild Bill”) Donovan propuso entonces que su Oss Field Photographic Branch a cargo del director John Ford haga el trabajo.

La búsqueda de los rastros Nazi
Un equipo especial (el OSS Field Photographic Branch/War Crimes Unit) fue formado para este propósito. Los hermanos Budd y Stuart Schulberg, hijos del anterior gerente de la Paramount B.P. Schulberg, fueron asignados a este equipo especial que fue enviado entonces a Europa (para un listado completo de este equipo de producción que incluyó al editor de Nüremberg Joseph Zigman por favor vaya a www.nurembergfilm. org

Sabotaje y éxito
La búsqueda de películas incriminatorias fue conducida bajo una enorme presión de tiempo, y este equipo fue encontrando sabotaje a lo largo de esta búsqueda. Encontraron una vez dos latas de película todavía quemándose y comenzaron a sospechar de que sus dos editores alemanes filtraban información. Pero justo a tiempo para el comienzo del juicio, hallaron evidencia fundamental que, en colaboración con el equipo de abogados de Jackson, lograron editar en una película de 4 horas de duración para ser proyectada en la sala del juicio, llamada “El Plan Nazi”, que documentaba el aumento de poder del partido Nazi. Jackson también presentó su compilación de 1 hora de duración de los Campos de Concentración Nazi, dirigida por los liberadores británicos y norteamericanos y que sacudió a la corte cuando fue proyectada el 29 de noviembre de 1945.

El arresto de Leni Riefenstahl y Heinrich Hoffman
En el transcurso de su trabajo, Budd Schulberg arrestó a Leni Riefenstahl en su casa de campo en Kitzbühl, Austria, en carácter de testigo presencial, y la llevó a la sala de edición en Nüremberg para que ayudara al equipo de la OSS a identificar figuras nazis en sus películas y en otros materiales fílmicos alemanes que habían capturado. Stuart Schulberg se apoderó del archivo fotográfico de Heinrich Hoffmann, el fotógrafo personal de Hitler, y se transformó en el experto en evidencias en fotos fijas de la unidad.

Cómo se hizo Nuremberg – La historia que no fue contada
Registro fílmico y sonoro del juicio

El juez Jackson había pedido que se filmara el juicio desde el comienzo, con un doble objetivo: 1) mostrarle al público alemán que los jerarcas nazis habían tenido un juicio justo y que, esencialmente, se “habían condenado a sí mismos”; y 2) crear una película para la posteridad que también ofreciera una lección perdurable para la humanidad.

El plan era que la unidad Fotografía de Campo/Crímenes de Guerra de la OSS encabezada por Ford filmara el juicio, pero sus integrantes estaban tan ocupados preparando el material fílmico que serviría como evidencia en Nüremberg que tuvieron que rechazar la propuesta. A último momento, la responsabilidad recayó en el Cuerpo de Señales y Comunicaciones del Ejército de los EUA. Los equipos de camarógrafos filmaron solamente 25 horas en el transcurso de 10 meses, lo cual resultó, más adelante, un tremendo obstáculo para el director Stuart Schulberg y el editor Joe Zigman.

Cómo se creó la película sobre el juicio de Nüremberg — Un campo político minado
En un principio, los cuatro aliados pensaban trabajar juntos en la creación de la película oficial sobre el juicio de Nüremberg y con ese propósito fundaron la cuatripartita “Documentary Film Working Party (DFWP)”. Pero los norteamericanos, que habían sido los principales impulsores del juicio, intentaron controlar la producción de la película desde el comienzo.

En el invierno de 1946, Pare Lorentz (director del sector Cine/Teatro/Música de la División de Asuntos Civiles del Departamento de Guerra de los EUA) le encargó a Stuart Schulberg la escritura y la dirección de la película. Al mismo tiempo, estallaron los desacuerdos por el control de la filmación entre el Gobierno Militar norteamericano en Berlín y el Departamento de Guerra en Washington.

En los primeros días de la primavera de 1947, Pare Lorentz finalmente obtuvo el control de la película y envió a Schulberg y al editor Joe Zigman a Berlín. Pero Lorentz renunció a su puesto poco después, en parte como protesta contra los “juramentos de lealtad” que la Administración Truman obligaba a firmar a los empleados del gobierno bajo presión de las fuerzas anticomunistas.

Eric Pommer (productor de El ángel azul y muchas otras películas famosas) asumió entonces el rol de supervisor. Pommer, un refugiado de la Alemania nazi, había regresado para desempeñarse como director del Sector Cine del Gobierno Militar norteamericano en Berlín.

En las trincheras
Cuando Schulberg y Zigman empezaron a trabajar sobre el material filmado, descubrieron que estaban terriblemente limitados. Algunos momentos cruciales del juicio no habían sido debidamente cubiertos. Por otro lado, se había grabado un registro sonoro completo del juicio. Stuart Schulberg describió así la situación: “La mayor dificultad técnica estuvo relacionada con el uso de los testimonios originales registrados durante el juicio. Era importante, si queríamos que la autenticidad de la película resultara convincente, que Goering y sus colegas pronunciaran sus paupérrimos discursos de defensa con sus propias y bien conocidas voces [...]

Para lograrlo tuvimos que rescatar los registros de los procedimientos protegidos con parafina almacenados en Nüremberg, volver a grabar las palabras pertinentes en fílmico y luego sincronizar esa grabación sonora con los movimientos de los labios de los respectivos acusados [...] Los registros llegaron desde Nüremberg muchas semanas después del pedido inicial. Volvimos a grabar los discos en fílmico en medio día, y aproximadamente un mes más tarde el meticuloso trabajo de ‘doblaje’ de las voces originales de los acusados llegó a su fin.” (Stuart Schulberg, Nüremberg, Boletín Informativo No. 164, 28 de junio de 1949, Oficina del Gobierno Militar en Alemania, Berlín.)

Finalmente, Stuart Schulberg y su editor no pudieron sincronizar perfectamente el sonido y la imagen por falta de material visual. La misma dificultad encontraron Sandra Schulberg y Josh Waletzky durante la restauración de la película.

Los rojos derrotan a los yanquis
La que en un principio estaba destinada a ser una película de las cuatro potencias aliadas sobre el juicio de Nüremberg había quedado en manos de los norteamericanos.

Esto impulsó a los soviéticos a desentenderse del DFWP y hacer su propia película sobre el juicio. La versión soviética, Sud Narodov (El juicio del pueblo), se terminó en 1947 y no sólo se exhibió en Alemania sino también en Nueva York. Variety anunciaba en junio: “Los enredos internos del ejército norteamericano han permitido que los rojos derroten a los yanquis en la película sobre Nüremberg”.

El estreno alemán
Stuart Schulberg y Joseph Zigman terminaron la película, de 78 minutos de duración, a comienzos de 1948 en Berlín. Fue exhibida por primera vez ante el público alemán en Stuttgart el 21 de noviembre de ese mismo año, en el cine Kamera, y luego en cines de toda Alemania durante los 18 meses posteriores al estreno. Las encuestas realizadas entre el público mostraron un amplio espectro de reacciones. Debido al bloqueo soviético de Berlín, la película recién pudo estrenarse en esa ciudad en mayo de 1949.

El cambio de opinión norteamericano
La decisión del gobierno de los Estados Unidos de no exhibir Nüremberg: Its Lesson for Today es un misterio que se revela poco a poco, gracias a los esfuerzos de investigación de Sandra Schulberg y su equipo. En 1949, un obstinado periodista del Washington Post llamado John Norris intentó investigar por qué el Departamento de Guerra de los EUA no exhibía la película ni tampoco se la vendía a Pare Lorentz para que la distribuyera, como él mismo lo había solicitado. Norris sospechaba que la exhibición masiva de una película que condenaba a Alemania por la comisión de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad podría impedir la aceptación política y pública del plan destinado a reconstruir la economía alemana, uno de los pilares más importantes del Plan Marshall para la recuperación de Europa. Para complicar todavía más las cosas, a mediados de 1948 los soviéticos habían bloqueado Berlín. La nueva amenaza era, entonces, el expansionismo soviético. Mientras intentaba averiguar las razones que habían llevado al gobierno norteamericano a censurar la película, Norris especulaba que: “[algunos] han sugerido que, entre quienes detentan el poder en los Estados Unidos, muchos piensan que los norteamericanos son tan simples que sólo pueden odiar a un enemigo por vez. Olvidemos a los nazis, aconsejan, y concentrémonos en los rojos”.

Durante el proceso de restauración se encontraron nuevos documentos, entre ellos uno de Universal Studio que sugiere que algunos de los funcionarios quisieron que la película se estrene en los cines. Pero la respuesta del estudio Universal fue categórica: el “público que buscaba entretenerse yendo al cine” no toleraría ver las atrocidades nazis que retrataba la película. En cualquier caso, Nüremberg: Its Lesson for Today no fue exhibida en los cines de los Estados Unidos hasta el 2010.

A comienzos de 2011 se encontró una carta fechada en noviembre de 1948 enviada por el secretario de la Armada Kenneth Royall al juez Jackson (en ese entonces, ministro de la Corte Suprema): “En este país no está bajo consideración un estreno general [de Nuremberg]. Mi opinión es que la cuestión va en contra de las políticas y objetivos actuales del gobierno; por lo tanto, se considera que la película en este momento no tiene ningún valor significativo para la Armada y la Nación en su totalidad.” La extensa búsqueda de evidencias que probaran el rol activo del Departamento de Guerra en la supresión del film dio su fruto. Y lo más importante: la película al final vuelve a nacer.
© Sandra Schulberg
(Traducción de Teresa Arijón)

Datos biográficos de los realizadores originales
Durante la guerra, el sargento del Cuerpo de Marines Stuart Schulberg estuvo al servicio de la unidad Fotografía de Campo/ Crímenes de Guerra de la OSS encabezada por John Ford, uno de los cineastas más reconocidos de Hollywood. En el verano de 1945 Schulberg fue enviado a Europa en busca de películas nazis que pudieran servir como evidencia en el juicio de Nüremberg. Su hermano mayor, Budd Schulberg, se reunió con él poco después y quedó al frente de un pequeño equipo de editores y escritores. Durante un frenético período de cuatro meses, los hermanos Schulberg y sus colegas recorrieron los territorios alemanes ocupados en busca de material fílmico y fotográfico. Las películas y las fotos así reunidas desempeñaron un papel fundamental en la condena de los nazis durante el juicio. Acto seguido, Stuart Schulberg escribió y dirigió Nüremberg: Its Lesson for Today, el documental oficial sobre el juicio. Cuando terminó Nüremberg… en 1948, Stuart Schulberg produjo — en su rol de director de la Unidad de Películas Documentales del Gobierno Militar norteamericano en Berlín — varias películas de “desnazificación” y reeducación destinadas al público alemán.

A fines de 1949 fue convocado para dirigir el Sector Cine del Plan Marshall en París, cargo que desempeñó entre 1950 y 1952. Desde 1952 hasta 1956 Schulberg y su socio francés, Gilbert de Goldschmidt, produjeron algunas películas en Alemania: No Way Back (Weg ohne Umkehr), Double Destiny (Das Zweite Leben) y Embassy Baby (Vom Himmel Gefallen). Hacia fines de 1956 Stuart Schulberg se mudó con su familia a los Estados Unidos para colaborar con su hermano Budd en una película de la Warner Brothers: Wind Across the Everglades. Un tiempo después Schulberg retomó su verdadera pasión, las películas documentales. En 1961 fue nombrado coproductor del Journal de David Brinkley, el primer noticiero de la televisión, por el cual ganó varios de los premios más importantes del periodismo televisivo, entre ellos el Emmy Award. Debido al éxito obtenido fue nombrado productor ejecutivo de Documentales de la NBC. Allí produjo, en la década de 1960, muchos de los especiales de noticias más premiados de la red con periodistas de primera línea como David Brinkley, John Chancellor, Ed Newman, Robin McNeil y Sander Vinocur, entre otros. En 1969 fue nombrado productor del programa Today de la NBC, puesto que mantuvo durante 7 años y desde el cual amplió la cobertura de noticias. Schulberg colaboró varias veces más con su hermano: en la adaptación televisiva y en la adaptación para un musical de Broadway de la novela What Makes Sammy Run? de Budd Schulberg, y en From The Ashes: The Angry Voices of Watts, un especial televisivo que dio a conocer la obra de los escritores afronorteamericanos que participaban en el Watts Writers Workshop.

Stuart Schulberg murió en 1979, a los 56 años de edad, mientras producía su último programa especial para la NBC. Pare Lorentz: Productor Pare Lorentz alcanzó renombre como escritor y director de tres películas documentales, pioneras en su género: The Plough That Broke the Plains, The River y The Fight For Life. Dado que fueron realizadas bajo la égida del gobierno de los Estados Unidos y contaron con el apoyo entusiasta del presidente Roosevelt, muchos conocen a Lorentz como “el cineasta de FDR”. Lorentz no sólo trabajó incansablemente para realizar las películas, sino que también se ocupó de su distribución. Al principio debió enfrentar una enconada oposición, liderada por la industria cinematográfica de Hollywood, que mostraba escéptica en cuanto a la posibilidad de que las peliculas documentales atrajeran un público masivo. Sin embargo, esos primeros documentales gozaron de una gran popularidad. Lorentz abrigaba la esperanza de crear una oficina cinematográfica permanente, que dependiera del gobierno, para poder filmar muchos más documentales. Pero, a pesar del apoyo de Roosevelt, su iniciativa fracasó debido a los tejes y manejes del gobierno y también al recelo de Hollywood ante la idea de que continuaran filmándose películas subvencionadas por el gobierno. Durante la guerra Lorentz fue teniente coronel de la Fuerza Aérea y filmó películas de navegación y misiones de bombardeo. Después de la guerra dirigió el Sector Cine/ Teatro/Música de la División de Asuntos Civiles del Departamento de Guerra de los EUA. Cuando se tomóla decisión de filmar el juicio de Nüremberg, Lorentz se puso al frente del proyecto. Debió enfrentar la encarnizada oposición de la cúpula del Gobierno Militar del general Lucius Clay, con cuarteles generales en Berlín, cuyos integrantes creían ser los más indicados para controlar la película. Lorentz finalmente se las ingenió para imponer a Stuart Schulberg, el escritor-director que él mismo había elegido, y lo envió a Berlín a tomar las riendas del asunto. Frustrado por la política de Washington, Pare Lorentz renunció a su puesto en mayo de 1947, un año antes de que se terminara la película. En 1949, comprendiendo que el Departamento de Guerra había abandonado los planes de exhibir Nüremberg: Its Lesson for Today en los Estados Unidos, solicitó autorización a los funcionarios del gobierno para comprarla y exhibirla por su cuenta. Su propuesta fue rechazada y jamás volvió a producir otra pelícua. Pare Lorentz murió en 1992, a los 87 años.

Joseph Zigman: Editor
Joseph Zigman, al igual que Stuart Schulberg, era veterano de la unidad Fotografía de Campo/Crímenes de Guerra de la OSS encabezada por John Ford, y además fue uno de los editores de The Nazi Plan y Nazi Concentration Camps. En 1947 Schulberg lo eligió para editar Nüremberg: Its Lesson for Today, que terminaron juntos en Berlín en 1948. Cuando regresó a los Estados Unidos, Zigman se desempeñó como editor de numerosas películas — entre ellas Wind Across the Everglades — y dirigió un episodio de Flash Gordon producido por Eric Pommer y rodado en Alemania. En los años 60 regresó a las noticias y los asuntos públicos, fue productor y director de numerosos documentales y reportajes especiales para la CBS, trabajó durante muchos años con Eric Sevareid y Chet Huntley y también en el CBS Evening News con Walter Cronkite. Murió en 1996, a los 80 años.

Eric Pommer: Supervisor de Producción
Cuando Pare Lorentz renunció a su puesto a mediados de 1947, Eric Pommer asumió el cargo de supervisor de producción de Nüremberg: Its Lesson for Today. Pommer, un refugiado de la Alemania nazi, había regresado a Berlín para desempeñarse como director del Sector Cine del Gobierno Militar norteamericano. Nacido en Hildesheim en 1889, fue uno de los productores más famosos de Alemania desde la época del cine mudo y se lo considera uno de los creadores del movimiento expresionista alemán. Produjo películas que son verdaderos hitos del séptimo arte, como El gabinete del Dr. Caligari (1920), Dr. Mabuse, the Gambler (1922), Die Nibelungen (1924), Mikaël (1924), Der Letzte Mann/The Last Laugh (1924), Variety (1925), Tartuffe (1926), Faust (1926), Metrópolis (1927) y El ángel azul (1930), entre muchas otras. Fue jefe de producción del estudio cinematográfico más famoso de Alemania: UFA (antes Universum Film AG, luego Studio Babelsberg) desde 1924 hasta 1926. En la Alemania de posguerra produjo algunas películas notables; pero no pudo concretar plenamente sus ambiciones y regresó a Los Angeles, donde murió en 1966 a los 77 años.

Hans-Otto Borgmann: Compositor
La partitura de Nüremberg: Its Lesson for Today fue compuesta por Hans-Otto Borgmann. Durante el proceso de restauración, Schulberg y Waletzky se enteraron de que Borgmann había compuesto el himno oficial de la Juventud Hitleriana. Babette Heusterberg, investigadora del Bundesarchiv, localizó entre los documentos de la Oficina del Gobierno Militar de los Estados Unidos en Berlín (OMGUS) la solicitud de empleos de Borgmann. Cuando el compositor pidió su primer permiso para trabajar después de la guera, éste le fue negado, presumiblemente porque había colaborado con los nazis. Pero un año después volvió a intentarlo y esta vez sí obtuvo su Persilschein (un certificado de buena conducta que lo habilitaba para trabajar). La revisión de los créditos cinematográficos de Borgmann revela que trabajó con Pommer en muchas películas del estudio UFA antes de la guerra y sugiere que Pommer intervino para que Borgmann lograra recuperar su certificado a pesar de su historial de colaboración con los nazis.

Sandra Schulberg: productora y co-creadora
Sandra Schulberg lleva más de 30 años de carrera como productora y directora de finanzas en la industria cinematográfica. Pasó siete años en Europa como ejecutiva jerárquica de American Playhouse/ Playhouse International Pictures, y desempeñó un importante papel en la financiación y la mercadotecnia de más de dos docenas de películas de Playhouse, incluidas Yo le disparé a Andy Warhol, Ángeles e insectos, Amateur, Safe y Fool’s Fire, la primera película de Julie Taymor. Pasó tres años gerenciando inversiones cinematográficas para Hollywood Partners, una productora mediática de origen alemán, y fue productora ejecutiva de Letras prohibidas, la leyenda del Marqués de Sade (nominada al Oscar) y La gran pelea, y también de la primera película de Adrienne Shelly, I’ll Take You There. Bajo su propio sello produjo Wildrose, de John Hanson, y Waiting for the Moon (ganadora del Gran Premio del festival Sundance) de Jill Godmilow. También fue productora de Belizaire the Cajun, de Glen Pitre, coprodujo Shadow Magic, de Ann Hu, y ayudó a recolectar fondos para finalizar My Generation, una película de Barbara Kopple sobre Woodstock. Defensora de larga data de las películas del “Off-Hollywood”, en 1979 fundó el IFP — hoy la organización más grande de cineastas independientes de los Estados Unidos — y en 1980 fue cofundadora de First Run Features. En 2003 comenzó a interesarse por la conservación del material fílmico y lideró la tarea de preservar y restaurar las películas del Plan Marshall. Su retrospectiva, Selling Democracy: Films of the Marshall Plan, fue estrenada en el 2004 en el Festival de Cine de Berlín y ha sido exhibida en varias ciudades de los Estados Unidos desde entonces. Ha recorrido seis países ERP con el apoyo del Departamento de Estado de los EUA. Está trabajando en una multi-colección de DVDs, que incluye entrevistas con los cineastas del Plan Marshall. En 2009, con su colaborador Josh Waletzky y sus socios archivistas en los EUA, Alemania y Holanda, completó la restauración de Nüremberg: Its Lesson for Today, la película oficial del gobierno de los EUA sobre el primer juicio de Nüremberg. Actualmente trabaja en un libro sobre la realización de The Nazi Plan y Nüremberg: Its Lesson for Today, titulado The Celluloid Noose. En 2010 lanzó IndieCollect, una campaña para crear un archivo lo más completo posible del cine norteamericano independiente. Schulberg nació en París y cursó sus estudios en Swarthmore College. Es Profesora Adjunta en la Escuela de Graduados de la Universidad de Columbia, donde dicta clases sobre Financiamiento de Películas y Coproducción Internacional. En 1994 recibió el Spirit Award del IFP por su contribución al cine norteamericano independiente.

Josh Waletzky: co-creador y diseñador de sonido
Josh Waletzky es director, editor y escritor de cine documental, y actualmente dirige Parting the Waters, una película sobre la natación y la segregación racial en los Estados Unidos. Comenzó su carrera como editor de sonido del documental pionero (y ganador del Oscar) Harlan County, EUA. Su obra, por demás extensa, incluye la música (nominada al Oscar) de las películas: Bernard Herrmann, Image Before My Eyes, Partisans of Vilna y Sacred Stage: The Mariinksky Theater. Ha obtenido los premios Peabody y Emmy y una nominación al premio ACE-Eddy por su trabajo como editor. Waletzky también es un paladín en el mundo de la música klezmer y fue candidato al Grammy por Partisans of Vilna: The Songs of World War II Jewish Resistance y por un CD de su ciclo de canciones en yiddish, Crossing the Shadows.

Julio Solórzano Foppa: Narrador en español
Julio Solórzano Foppa es hijo de la escritora y defensora de los derechos de la mujer Alaíde Foppa y del ex presidente de Guatemala Juan José Arévalo, y fue adoptado por Alfonso Solórzano, destacado miembro de los gobiernos de Arévalo y Árbenz. Posee una maestría en Historia y se ha dedicado a la producción de cine, televisión, conciertos y festivales. Ha sido también un promotor artístico y cultural como factores de desarrollo económico en Latinoamérica. Junto con Rigoberta Menchú y otros familiares de víctimas de la guerra en Guatemala, participó en la preparación y apertura del juicio contra los principales responsables de la muerte y desaparición de miles de guatemaltecos, abierto en 1999 ante la Audiencia Nacional española.

En los últimos años trabajó en Guatemala con diversas organizaciones de DD.HH. El 24 de noviembre de 2010 abrió junto con su hermana Silvia Solórzano Foppa una causa por la desaparición de su madre Alaíde Foppa, ocurrida el 19 de diciembre de 1980. El 8 de marzo de 2011, y como seguimiento del juicio de Alaíde Foppa, se solicitó ante la Suprema Corte guatemalteca abrir una investigación especial para avanzar con el caso. En este momento se están preparando los juicios por sus hermanos Mario y Juan Pablo Solórzano Foppa, también víctimas de la Guerra.

Sandra Schulberg y Julio Solórzano se conocen desde hace muchos años, cuando él produjo “Cabeza de vaca” (1992), una película financiada por la serie “American Playhouse” de PBS cuando Schulberg era la vicepresidenta.

Fundación PROA
Proa Cine

Proa Cine desarrolla desde comienzos de 2010 un ciclo que se propone dar a conocer películas de destacados directores latinoamericanos. A partir de diversas experiencias, trayectorias y géneros, esta selección compone un diverso panorama del cine independientes contemporáneo. El proyecto comenzó con el estreno del documental Copacabana de Martín Rejtman, luego se presentó el último film de Edgardo Cozarinsky, Apuntes para una biografía imaginaria y posteriormente el exitoso largometraje Santiago, de João Moreira Salles. Este ciclo continúa con la proyección del largometraje El vuelco del cangrejo, de Oscar Ruíz Navia.

Desde 2005, Proa organiza festivales de cine independiente latinoamericano en diversos países. Desde la primera experiencia en asociación con el Museum of Fine Arts de Houston, las exhibiciones se extendieron a Monterrey (México) –en colaboración con el Festival Internacional de Monterrey y la Cineteca local–, Bérgamo (Italia) –en conjunto con Bergamo Film Meeting– y varias ciudades de Argentina. Uno de los aspectos más destacados de las muestras es la selección de programadores como Diana Sánchez (Toronto Film Festival), Monika Wagenberg (Miami International Film Festival), Matías Mosteirin (productor) y Sara Mazzochi (GaMEC), entre otros.

Proa también ha desarrollado actividades de formación cinematográfica como el Taller para Desarrollo de Primeras Películas (2006-07), coordinado por Enrique Bellande, y el Taller de Creación Literaria y Cinematográfico que tuvo lugar este año, organizado junto a TyPA. Estas actividades contaron con tutores como Alan Pauls, Martín Rejtman, Rodrigo Moreno, Ulises Rosell, Diego Dubcovsky y Daniel Link.

Todas las actividades que realiza Proa Cine cuentan con el auspicio permanente de Tenaris – Organización Techint.

Ficha Técnica
Títulos originales (Inglés y Alemán)
Nuremberg: Its Lesson for Today
Nuernberg Und Sein Lehre
Título internacional (Inglés)
Nurember
[The Schulberg/Waletzky Restoration]
Título en Español
El Juicio en Nüremberg
[La Restauración de Schulberg y Waletzky]
Países
Estados Unidos / Alemania
Año
1948 (película original)
2009 (restauración)
Duración
78'
Formato original
35mm
Aspect Ratio
1:33
Color / B&W
B&W
Director
Stuart Schulberg
Guión
Stuart Schulberg
Cinematografía
U.S. Army Signal Corps & German Reich
camera teams
Edición
Hans-Otto Borgmann
Productores originales (1948)
Pare Lorentz y Stuart Schulberg
Compañía original de producción
U.S. Department of War (Departamento de Guerra de los Estados Unidos)

Créditos para la Restauración
Co-Creadores de la restauración
Sandra Schulberg y Josh Waletzky
Productores de la restauración
Sandra Schulberg, Productora
Leon Constantiner, Productor Ejecutivo
Narrador para la versión en español
Julio Solorzano Foppa

Fuente: Prensa PROA