Martes, 25 de Abril de 2017

Usted está aquí: España Música y Danza El Cuarteto Bacarisse interpretará en una única sesión la integral de cuartetos de cuerda de Bacarisse en la Fundación March

El Cuarteto Bacarisse interpretará en una única sesión la integral de cuartetos de cuerda de Bacarisse en la Fundación March

Correo electrónico Imprimir

Cuarteto Bacarisse

El domingo 24 de noviembre, dentro de Música en domingo, y el lunes 25, dentro de Concierto de Mediodía, los dos conciertos a las 12 de la mañana, en la Fundación Juan March (www.march.es, también Facebook y Twitter: @fundacionmarch) el Cuarteto Bacarisse interpreta por primera vez en una única sesión la integral de los cuartetos de cuerda de Salvador Bacarisse: Cuarteto nº 1 Op. 10; Cuarteto nº 2 Op. 14; y Cuarteto nº 3 Op. 24 (los dos primeros en primera interpretación en tiempos modernos).

El repertorio del Cuarteto Bacarisse (Andrés Moreno Toledano, violín; Ludwig Carrasco, violín; Rocío Gómez, viola; y Jorge Fanjul Campos, violonchelo), agrupación formada en 2010, está basado en la literatura tradicional para esta formación y en la recuperación de obras olvidadas.

El Legado Bacarisse en la Biblioteca de la Fundación
Coincidiendo con este recital, podrá visitarse una muestra en el vestíbulo del salón de actos de la Fundación con materiales pertenecientes al legado de Salvador Bacarisse. Este legado fue donado a la Fundación en 1987 por el hijo del compositor. El fondo documental está constituido fundamentalmente por partituras, manuscritas y editadas, y por grabaciones, la mayoría de las cuales proceden de la Radio Televisión Francesa. Puede consultarse en www.march.es/bibliotecas/legados/fondobacarisse

La Integral de los Cuartetos de Cuerda
En los felices años 20, un periodo de gran agitación intelectual, aparecen propuestas estéticas como las de Ortega y Gasset, que concebía el arte como un juego formal y rechazaba el sentimentalismo. En el ámbito musical, estas opiniones encontrarían un heraldo en Salazar y dos precursores en Falla y Esplá, situados a la cabeza de un movimiento cuyo resultado más conspicuo fue el manifiesto del Grupo de los Ocho, en el que se integraba Salvador Bacarisse. En los años previos a la Guerra Civil, Bacarisse participa con entusiasmo en la vida musical madrileña: con una tendencia neoclásica que no desdeña la utilización de procedimientos atonales, recibe en tres ocasiones el Premio Nacional de Música y trabaja en Unión Radio entre 1925 y 1934. Militante comunista, habría de exiliarse en París, donde permaneció vinculado a la radio y evolucionó hacia una estética neorromántica.

Sus tres cuartetos fueron escritos antes del exilio francés y, salvo el tercero (que pudo escucharse en la Fundación Juan March en 1998), han permanecido sin interpretarse desde los años 30.

El Cuarteto nº 1 (1930) parece haber conocido una versión para orquesta de cuerda titulada Serenata. De raíz neoclásica con elementos impresionistas, destaca por su economía de medios y por la superposición de líneas melódicas que crean armonías politonales en las que aparecen giros evocadores de la música popular española.

Dos años más tarde, Bacarisse regresaría al género componiendo el Cuarteto nº 2 (1932), en el que emplea una estructura en tres movimientos. De acuerdo con Ludwig Carrasco, el primer movimiento puede ser leído como una original forma sonata con dos desarrollos y dos recapitulaciones. El segundo movimiento se caracteriza por emplear rasgos dodecafónicos junto con ostinatos rítmicos, mientras el tercero retomaría la frescura e ironía que brillaban en el Cuarteto nº 1.

El Cuarteto nº 3 (1936) repite la organización del primero y sorprende por sus abundantes disonancias, quizá reflejo del trágico momento de su creación. En el primer movimiento destaca un motivo de aspiraciones atonales, que confiere unidad a la obra y que enmarca un episodio central de naturaleza elegíaca. El “Allegro molto vivace”, una suerte de moto perpetuo, es más luminoso que el tercer movimiento, un inquietante adagio de dramatismo algo impostado que recupera el motivo del primer movimiento. La obra concluye con un “Allegro molto” que combina violentos episodios que citan el motivo inicial con pasajes de gran belleza y profunda carga emotiva.

Fundación Juan March
Castelló, 77 - 28006 Madrid - España
www.march.es

Fuente: Gabinete de Prensa Fundación Juan March