Martes, 28 de Marzo de 2017

Usted está aquí: Artículos y Reseñas Artículos A 100 Años del Poeta del Llano. Lazo Martí en la Silva criolla

A 100 Años del Poeta del Llano. Lazo Martí en la Silva criolla

Correo electrónico Imprimir

Por: R.J. Lovera De-Sola

Para Celebrar Una Vida
Como siempre sucede con los escritores, sobre todo con los creadores mayores, el recuerdo del día de su deceso, como es el caso de Francisco Lazo Martí cumplido el 8 de agosto de 2009, no sirve para llorarlos otra vez sino para celebrar su vivir y su escritura. Esto es lo que pretendemos hacer aquí con el autor de la Silva criolla.

Perfil
Francisco Lazo Martí, el autor del tercer gran poema de nuestra lírica, la figura central del nativismo venezolano, nació en Calabozo, Estado Guárico (Marzo 14,1869) . Fueron sus padres Francisco Lazo y Margarita Martí (Oscar Sambrano Urdaneta: Francisco Lazo Martí. Caracas: Fundación Eugenio Mendoza, 1955).

Lazo realizó la formación elemental, media, e inició su preparación universitaria en su ciudad natal. En 1886 concluyó los estudios de Humanidades en el Colegio de Primera Categoría de la ciudad. En ese mismo plantel inició los estudios de Medicina los cuales concluyó en la Universidad Central de Venezuela (Ricardo Archila: La literatura venezolano y su historia: presencia de médicos. Caracas: Tipografía Vargas, 1970,p.203).

Como ya lo hemos afirmado se trasladó a Caracas para concluir la carrera. Durante estos años vivió de Sordo a Pelaez número 37 (Blas Loreto Loreto:”Lazo Martí” en Foro guariqueño. Caracas: Talleres de Ramiro Paz, 1980,p.80). Desde su llegada a la ciudad se hizo asiduo lector de la Biblioteca Nacional, actuó como interno en el Hospital Vargas, se empapó de las doctrinas científicas del positivismo. Ya para esa época componía sus textos poéticos.

Al obtener el título de Médico (Agosto 2, 1890) retornó a Calabozo para ejercer su profesión. A todo lo largo de su vida fue hombre de intensas paradojas espirituales. Contemplativo y violento, siempre situado entre el arrebato y la depresión como lo dice el principal de sus biógrafos Mario Torrealba Lossi(La poesía de Francisco Lazo Martí. Madrid: Gráficas Arges, 1970,p.19-20). Lo encontramos a todo lo largo de su vida dedicándose a su profesión como un apostolado y participando en varias de nuestras contiendas civiles. Nunca dejó de cultivar la poesía.
En 1892 participó en la "Revolución Legalista" al lado del general Joaquín Crespo(1841-1898). Durante ella dirigió el periódico El legalista, en San Fernando de Apure. En esta ciudad pasó un año (Edoardo Crema: Trayectoria política de Francisco Lazo Martí. Calabozo: Ediciones del Concejo Municipal del Distrito Miranda, 1971).
Tomado el poder por Crespo se trasladó Lazo a la población barinesa de Puerto Nutrias en donde se dedicó al ejercicio de la medicina.

A fines de 1896 estuvo en Caracas. De paso por Villa de Cura le invitan a una fiesta. Como la reunión exigía cierta etiqueta se vio obligado a estrenar el traje que había mandado a hacer para su boda (Blas Loreto Loreto: Foro…,p.90). Al iniciarse el año siguiente lo encontramos en Calabozo, allí casó con Panchita Rodríguez (Enero 6, 1897). Esta le dio cuatro hijos. Ese año escribe también la primera versión del principal de sus poemas. En ese momento el texto se titula Regional.

Cuando ya estaba por concluir el año pronuncia el discurso de orden (Noviembre 22) en la inauguración de las maquinarias "El bazar" en Calabozo del cual se han publicado algunos fragmentos(Blas Loreto Loreto: Foro…,p.83).

En 1898 volvió a San Fernando de Apure. Allí dejó huella como buen galeno. Fue colaborador de El voto directo.
En 1901 retornó a Caracas. Fue ese el momento cuando apareció impresa la primera versión de la Silva Criolla (Caracas: Tipografía Herrera Irigoyen, 1901. 24 p.). Pese a haberlo dado a la luz siguió trabajando sobre el poema.
En 1902 Lazo Martí participó en la Revolución Libertadora(1902-1903) contra el gobierno de Cipriano Castro(1858-1924). El poeta peleó en la histórica batalla de La Victoria(Octubre 11-noviembre 2,1902) bajo la órdenes del “tuerto” Roberto Vargas(1860-1948). En este largísimo combate, la batalla más larga de nuestra historia, duró treinta y nueve días, Castro venció a los caudillos tradicionales(Domingo Alberto Rangel: Los andinos en el poder.2ª.ed. Valencia: Vadell, 1974,p.117-134). Derrotado en el combate Lazo huyó a los llanos. Poco le faltó para caer preso a su paso por Valle de la Pascua.

En 1903 falleció la esposa(agosto 6). Ese año lo encontramos en Calabozo. Al año siguiente volvió a Puerto Nutrias. Hasta allá fue a conocerlo Alfredo Arvelo Larriva(1883-1934). Allí volvió a casarse, conocemos el acta matrimonial(Blas Loreto Loreto: Foro…,p.72-74) con Venturia Velasco Campins(agosto 17,1905). El segundo matrimonio fue un lamentable error. Fue durante la etapa que Lazo Martí pasó en Nutrias cuando volvió sobre la Silva Criolla. La nueva versión no estaba formada por los 290 versos que aparecen en la edición de 1901 sino por 368. Es la conocida como el Manuscrito de Nutrias. Fue transcrito por su cuñado Carlos J. Zuñiga. Fue revisado por el propio Lazo. Esta es la versión que el profesor Edoardo Crema(1892-1974) consideró hecha en 1907(“Los llanos al ejucnetro de una idea” en Interpretaciones críticas de literatura venezolana. Caracas: Universidad Central de Venezuela,s/f(¿1954?),p.173-252) y según Alberto Arvelo Torrealba data de fines de 1904(Lazo Martí, vigencia en lejanía. Caracas: Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes, 1966,p.77). Este legajo es que el que Carlos César Rodríguez(1922) denomina Silva criolla a un bardo amigo(Glosa a la Silva criolla a un bardo amigo. Mérida: Universidad de los Andes, 1980). El confidente a quien dedicó Lazo la composición fue Carlos Segundo Madera(Blas Loreto Loreto: Foro…,p.91). Hecho que no invalida la hipótesis de Rodríguez. Señala Rodríguez en su Glosa a la Silva criolla a un bardo amigo que Lazo llamó a la nueva versión de su poema Silva criolla a un bardo amigo para distinguir la versión de 1901 de la realizada en Nutrias. Además anota que lo del “bardo amigo” es la invocación a la musa para entrar con pie derecho en el verso” ya que a todo lo largo se hará evidente el desprecio a la corte y la defensa de la aldea. Es por ello que la Silva…no es llamada sino criolla. Y de allí que el “bardo amigo” no sea otro que el propio Lazo, según concluye Rodríguez, ya que este “es un vergonzoso que ha caído prisionero en los tentáculos ensortijados de la vida palaciega; el señalado para conducir a su pueblo por el desierto, pero que ha desoído la íntima voz de Dios; un vate a quien los perfumes y adornos de la decadencia le añadirán las fuerzas; un Don Quijote que permaneciese demasiado entre pompas y los ocios de un castillo montañoso, haciendo sin saberlo, la diversión de los Duques”(p.57-58). De allí que concluya su hipótesis al escribir “La verdad es que los poetas no hacen sus versos con símbolos sino con realidades vivas, que la Silva…es un acto de ensimismamiento, una labor de recuerdo, y que ha convocado en su espíritu todos los vicios palaciegos para mejor asaetearlos”(p.60). Ese bardo que olvidó el campo fue Lazo durante los años que pasó en Caracas, cursando la carrera de medicina. De allí que la Silva…ofrezca la “voz admonitoria de la conciencia. Lección silenciosa y ejemplar de la naturaleza. Clamor de pueblo. Ahora el llamado es en nombre del amor”(p.78). De allí que el poeta se encamine “a la llanura de sus amores” en busca del estado de gracia “de sus primeras alegrías”(p.84). Será una peregrinación al reino de la muerte “es un viaje al mundo interior, al peor de todos para quienes juzgan sus faltas a la luz de la conciencia”, “Viaje, remata Rodríguez, hacia dentro de si mismo por entre oscuros socavones de donde nadie escapa cuando se desata la tempestad de los recuerdos”(p.85).

A partir de 1906 la salud de Lazo estuvo intensamente resentida. En 1908 volvió a Calabozo(Blas Loreto Loreto: Foro…,p.74-75). Solo, aislado, sufriendo una infeliz vida matrimonial, le sobrevino una hemiplejia(julio 3) a la cual no dio gran importancia(Blas Loreto Loreto: Foro…,p.79). Pese a los malestares físicos siguió laborando. Lo encontramos entre los fundadores del colegio “Ángel Moreno Fernández" (Blas Loreto Loreto: Foro…,p.76 y 86). A fines de año le nombraron Juez de Distrito. Esto sucedió antes del 4 de Diciembre día en el cual el periódico Pasatiempo registra la información que cita Blas Loreto Loreto (Foro…,p.85).

Se inicia el año 1909. Su salud empeora. En busca de mejoría se traslada a Caracas. El 6 de abril ya ha llegado a la capital (Blas Loreto Loreto: Foro…,p.89). Vino acompañado de la esposa y algunos de los hijos. En Caracas residió en una casa situada de Candilito a Gobernador 33. La residencia era propiedad de la Iglesia, el poeta habitó en ella gracias a gestiones de monseñor Felipe Neri Sendrea, querido amigo suyo. Allí lo visita todos los días Roberto Vargas. El "tuerto" era Ministro de Obras Públicas. Bajo sus órdenes actuó Lazo en los días de la "Revolución Libertadora". Vargas decidió que se trasladara al Hospital San José de Maiquetía. Allí lo fue a visitar don Lisandro Alvarado(1858-1929), viejo amigo. Le trajo el Sabio una carta que desde La Rotunda, donde estaba preso, le envió Alfredo Arvelo Larriva. Allí falleció el 8 de Agosto de 1909 (Blas Loreto Loreto: Foro…,p.89-90).

Cuatro años más tarde el gobierno de Estado Guárico, Presidido por el general David Gimón, decretó el traslado de sus restos desde Maiquetía a Calabozo (Blas Loreto Loreto: Foro…,p.95-97). En esta ocasión se celebraron diversos actos en el Palacio Episcopal (Julio 7), donde tomó la palabra el doctor Filiberto Rodríguez, el funeral (Julio 8), en el cual el orador sagrado fue el Obispo Sendrea, en el Palacio de Gobierno (Julio 9), en el cual hizo uso de la palabra el doctor Miguel Lorenzo Ron Pedrique. Los despojos del poeta fueron luego depositados en la Catedral (Julio 9).

También por orden del gobierno del general Gimón fueron publicadas al año siguiente sus Poesías. (Caracas: Empresa El Cojo, 1914. 110 p.). Prologan el volumen Lisandro Alvarado, que tanto conoció a Lazo, y Filiberto Rodríguez. En esta edición no sólo aparece la versión definitiva de la Silva…, la del Manuscrito de Nutrias, sino que se recogen poemas escritos antes, como las “Crepusculares”. El conocimiento más amplio de la poética lazomartiana, quien señaló la significación de su obra literaria, quien nos hizo comprender que estábamos ante el tercer gran poeta de nuestra literatura fue el maestro Edoardo Crema(1892-1974). Los resultados de sus pesquisas y cuidadosas lecturas se encuentran en su estudio “Los llanos al encuentro de una idea”(Interpretaciones…,p.173-252), allí expresa el sabio profesor “Los elementos que Lazo Martí elaboró poéticamente en sus Poemas, en sus Crepusculares y en su Silva criolla en parte están sacados de los llanos de Venezuela, y en parte de una sensibilidad relativa al amor, a la lucha contra los males naturales y sociales, y a los misterios de la vida y de la muerte”(Edoardo Crema: Interpretaciones…,p.175). Pero no se quedó allí. También editó las obras del poeta. Nos ofreció su cuidadosísima edición de la Silva criolla en sus tres principales redacciones.(Caracas: Cooperativa de Artes Gráficas, 1942. XXXII,18,18 p.) y más tarde las Poesías.(Caracas: Ministerio de Educación, 1946. LXXXVIII,270 p.). En la segunda edición de las Poesías.(Caracas: Academia Venezolana de la Lengua, 1966. CXIX,196 p.) amplió los puntos de vista por él sostenidos al analizar a Lazo Martí. Posterior es el volumen Poesía.(Caracas: Biblioteca Ayacucho, 2001. XLIII, 104 p.).

Como lo ha señalado José Ramón Medina el valor principal de la obra lazomartiana, su “mérito singular….es el de haber descubierto y dado vigencia a una forma de poesía, mejor a una corriente de poesía, que ponía de relieve, en primer plano, los valores autóctonos de una cierta realidad nacional: los de la naturaleza llanera. Es él…quien da nacimiento al nativismo, ese vigoroso tronco de nuestra lírica”(Los homenajes del tiempo. Caracas: Monte Avila Editores, 1972,p.195).

El Poema Mayor

Francisco Lazo Martí el autor de la Silva criolla(Caraas: Tipografía Herrera Irigoyen, 1901.24 p.) fue un poeta casi desconocido a todo lo largo de su vida, fuera entre aquellos que forman filas entre los cultores de la literatura. La mayor parte de su obra se imprimió, mientras vivió, en las columnas de periódicos de su época. En vida sólo logró editar, en un folleto, la primera versión de su Silva criolla, que es la publicación que hemos citado antes, la escritura de ese poema sólo llegaba en aquel momento a los 290 versos. El poema no estaría completamente terminado hasta 1907, seis años mas tarde, dos años antes de su deceso, cuando concluyó el denominado Manuscrito de Nutrias, ahora formado por 368 versos. Pero este en su escritura definitiva, durante la vida del poeta, quedó inédito. La recolección del conjunto de su hacer apareció en sus Poesías.(Caracas: Empresa El Cojo,1914.110 p.) un lustro después de su muerte. Así toda su gloria fue póstuma. Su revelación más amplia data del año catorce pero no fue hasta 1942 cuando pudo apreciarse en todas sus dimensiones. Fue entonces cuando el profesor Edoardo Crema rescató a Lazo del casi anonimato en que había caído al publicar primero La Silva Criolla en sus tres principales redacciones.(Caracas: Cooperativa de Artes Gráficas, 1942. xxxii, 18, 18 p.) y mas tarde en sus Poesías.(Caracas: Ministerio de Educación, 1946. LXXXVIII, 270 p.). Fue Crema, quien venía trabajando sobre Lazo desde 1931,quien fijó con precisión lo hecho por este eximio poeta, autor del tercer gran poema de la lírica venezolana, al señalar: “Los elementos que Lazo Martí elaboró poéticamente en... su Silva Criolla, en parte sacados de los llanos de Venezuela, y en parte de una sensibilidad relativa al amor, a la lucha contra los males naturales y sociales, y a los misterios de la vida y de la muerte”(Interpretaciones críticas de literatura venezolana. Caracas: Universidad Central de Venezuela, s/f(¿1954?),p.175). Fue así como la crítica literaria logró aclarar, como lo indica Oscar Rodríguez Ortiz, que aquella obra “no es una poesía descriptiva sino que convierte lo local en un valor simbólico y universal”(Diccionario de historia de Venezuela. Caracas: Fundación Polar, 1989, t.II, p.661).

Tanto cuidó Lazo aquel poema que de él se conocen varias versiones. Tal la original, titulada Regional; la que se editó en Caracas en 1901 a la que ya hemos hecho alusión; la que insertó Gonzalo Picón Febres en su obra La literatura venezolana en el siglo XIX.(Caracas: Empresa El Cojo, 1906, p.352-360);la del Manuscrito de Nutrias, titulada Silva criolla a un bardo amigo, la cual data de 1907;la que está en la primera recolección de sus Poesías en 1914 y la definitiva que recogió Crema en su edición de 1946, que es la versión mas divulgada gracias a la constancia del trabajo de don Edoardo.

La Silva criolla constituye la obra mayor del criollismo en poesía. Está formada por once cantos autónomos ordenados todos ellos de forma “armoniosa y unificada estructura formal y temática” como indican Oscar Sambrano Urdaneta y Domingo Miliani, discípulos de Crema, en uno de sus estudios sobre el vate(Literatura hispanoamericana. Caracas: Monte Avila Editores, 1994, t.I, p.434).El poema tiene como lo dicen los mismos críticos cinco temas. Estos son:1) ideario político-social y ético, que llenan las estancias I y VII;2) el paisaje llanero;3) el hombre del llano y sus faenas;4) la melancolía;5) la duda metafísica, que vemos en las estrofas VIII,IX y X. La estancia octava es considerada por estos estudiosos como la mejor de toda la Silva criolla. En ella es evidente una cuidadosa elaboración estética, como también lo reconocen Sambrano y Miliani (Literatura...,t.I,p.452).

En el poema, escrito en versos heptasílabos y endecasílabos, el poeta pide el retorno al lar nativo. Y lo hace con hondo sentimiento por la tierra. Pide volver al terruño y dedicarse al trabajo ya que para él “Florecer es amar”(Poesías, ed.,1966,p.162).Y pide retornar, ”ven de nuevos a tus pampas”(p.160), es decir al llano, porque para él es necesario huir del mal que para él habita en la ciudad y retornar al bien que está en el campo, en su caso en la sabana. En esto se une la Silva a la agricultura de la zona tórrida(1823) de Andrés Bello(1781-1865) con la Silva criolla. Es también la invocación del párrafo final de Doña Bárbara. Barcelona:Araluce, 1929.350 p.) de Rómulo Gallegos(1884-1969) en cualquiera de sus dos versiones. Por ello con hondo lirismo, sin grandielocuencia en el verso, Lazo pide que retorne, que venga a laborar, que viva en un lugar como el llano propicio para la faena creadora y para el amor. Por ello para él “Florecer es amar”(p.162),”En aire, en la luz, en cuanto vive,/amor su aliento exala”(p.162),ya que “Sin amor, sin deber, ¿qué la existencia?”(p.170).

Pero ese venir, ese volver, ese retornar tiene diversas escalas espirituales. Estados de ánimo que para el poeta varía con las estaciones del año, con los climas llaneros. Primavera es la alegría; verano, sobre todo de tarde, cuando el día cae, es el momento propicio para la melancolía (p.168 y 174); el invierno por su parte es tiempo triste, momento nocturno, durante el cual aparecen las “sombras espectrales”(p.173).

Es así como Lazo, basándose en una insinuación de Bello, retorna en su composición a la tierra, con hondo vuelo poético, con suave belleza al escribir, lo vemos alejándose de la ciudad y de sus vicios e internándose en la llanura, buscando el amor a la mujer y tratando de establecer un mundo en el cual reine la paz.

Septiembre 26, 2009