Miércoles, 24 de Mayo de 2017

Usted está aquí: Archivo 2009 La Ribot presenta en la Galería Del Sol St. de Santander su performance ‘Laughing Hole’

La Ribot presenta en la Galería Del Sol St. de Santander su performance ‘Laughing Hole’

Correo electrónico Imprimir

A pesar de su aparente simpleza puede durar entre cuatro y ocho horas

Un espacio novedoso para la Muestra Internacional de Teatro Contemporáneo de Santander, la Galería de Arte Del Sol St. (Calle Del Sol 47, Santander), será el escenario que acogerá la propuesta encargada de clausurar la presente edición que con el título de Laughing Hole presenta la bailarina, coreógrafa y artista visual madrileña residente en Ginebra La Ribot. Esta artista, que para sus creaciones cuenta con el patrocinio de la Ville de Genève, la République et Canton de Genève, Pro Helvetia Swiss Arts Council y la Loterie Romande, ofrece en esta ocasión una performance que concede un privilegio absoluto al juego y a las asociaciones incongruentes que fue estrenada en 2006 en Art Basel 37. Laughing Hole está considerada como su obra más larga ya que la versión que ofreció en Madrid tuvo una duración de seis horas, aunque su puesta en escena puede oscilar entre las cuatro y las ocho horas. El trabajo conceptual al que la artista recurre en sus creaciones está caracterizado por una inusitada selección de palabras, objetos, cuerpos, recursos al desnudo, una extrema sobriedad y vibración de colores, forman parte de este trabajo conceptual en el que La Ribot expone y examina la mirada a partir del cuerpo, del espacio, de la imagen y del movimiento.

Carteles con mensaje. Esta pieza que La Ribot interpreta junto a Marie-Caroline Hominal y Delphine Rosay presenta, a pesar de su duración, una acción muy simple que comienza mostrando el suelo de la galería cubierto de cartones marrones rectangulares mezclados de cualquier manera y creando una superficie irregular, mullida y cálida. Los espectadores acceden a la sala y ocupan de forma desordenada cualquier lugar y deciden cómo y cuándo quieren ver la obra mientras al otro lado, pero de forma claramente visible, el creador de sonido y multi-instrumentista Clive Jenkins está sentado trabajando con sus aparatos. La Ribot entra en la sala riéndose a carcajadas, coge uno de los cartones del suelo, le da la vuelta, muestra el texto escrito en el revés y lo pega en la pared con cinta de embalar. Luego entran las otras intérpretes, Hominal y Rosay, y hacen lo mismo. Las risas que resultan histéricas y obsesivas al inundar todo el espacio son grabadas, manipuladas y reproducidas constantemente creando una banda sonora paralela a las risas vivas de las intérpretes.

A medida que los cuerpos se van ablandado por la risa constante, se desvelan los mensajes de los cartones en los que aparecen frases que parecen eslóganes publicitarios, titulares de diario anglosajón, consignas de claro contenido político e, incluso, insultos y frases groseras como “tu muerte”, ”muérete allí”, “mi Guantánamo”, “agujero brutal”, ”mi agujero”, “caca brutal”, “espectador de mierda”, “fuck me gently”, “operación especulada”, “especulador cuarentón”, ”se venden inmigrantes” o “muerte especulada”. Esas expresiones dejan constancia de un tema que en la puesta en escena se muestra de forma frontal y declarada y que ni es otro que el de la ilegal cárcel de Guantánamo y de toda la operación ideológica que rodea al asunto.

Muros y risas. De forma paralela, los muros de la galería se cubren perdiendo su blanco higiénico y revelándose como auténticos muros que cierran y atrapan. En el texto ‘Fuck my gently, Espectador de mierda’, Jaime Conde-Salazar señala que “Las frases que poco a poco se apoderan de los muros, crean un sistema de referencias evidente. Pero quizás el mayor esfuerzo político no esté en los textos sino en la risa. Esa risa obsesiva e histérica que inunda todo el espacio y que hace inevitable acordarse de la carcajada de Hannah Arendt ante la banalidad de Adolf Eichmann, responsable de muchas de las masacres nazis”. Conde-Salazar añade además que “así que de nuevo, la risa incontrolada vuelve a ser una reacción pertinente ante la banalidad de quienes exterminan la vida en el planeta. Pero quizás la risa inagotable tenga más implicaciones políticas que el sarcasmo y la amargura. Quizás la risa de La Ribot tenga también algo que ver con la risa de Demócrito de Abdera (c. 460 - 370 a.C.). Hay algo hedonista en esa búsqueda de un estado de descontrol y entrega en el que nos pone la carcajada”. Se trata, en definitiva, de “reír hasta caer agotados. Reír hasta que Guantánamo deje de ser una posibilidad. Quizás ahí esté la gran propuesta política de Laughing Hole”. La performance que presenta La Ribot es el resultado de la labor realizada por una artista que ha contribuido al desarrollo de la nueva danza desde mediados de los años ochenta y que a partir de 1991 dio un nuevo rumbo a su trabajo, creando obras escénicas de tipo mudable, que combinan el espectáculo, la actuación y el vídeo y en las que el humor y la excentricidad son dos de sus características diferenciadoras. Sus propuestas cubren un amplio abanico de variantes de expresión artística y cuestionan la economía del espectáculo, el mercado del arte como función del artista o la actualidad.

Del Sol St. Art Gallery
Calle Del Sol, 47, bajo
39003 Santander
Horario: de lunes a sábado de 18:30 a 21:00 h. Mañanas mediante cita previa
www.delsolst.com


Fuente: Prensa Del Sol St. Art Gallery

Portada
Concursos
Argentina
Chile
Colombia
España
México
Venezuela
Otros países latinoamericanos
Mundo

Estás en nuestro ARCHIVO.
Consulta información
actualizada aquí