Miércoles, 26 de Julio de 2017

Usted está aquí: Archivo 2008 Ruby Rumié trae el Mercado de Valparaíso a la Galería Animal

Ruby Rumié trae el Mercado de Valparaíso a la Galería Animal

Correo electrónico Imprimir

La artista colombiana expondrá su instalación titulada Pormayor y Detalle desde el 8 hasta el 31 de enero

Santiago, enero 2009.- Pormayor y Detalle, trabajo experimental que explora y registra otras visibilidades sobre el valor de la memoria de un lugar centenario que se encuentra en peligro de transformación, en este caso el Mercado Cardonal de Valparaíso, se inaugurará el próximo jueves 8 de enero a las 19:30 en la Galería Animal.

Según la artista colombiana Ruby Rumié, “existe un modo de olvido muy sutil y que pocos perciben, como es el acto de comprar en los súper o hipermercados. El hecho de adquirir un producto de la tierra pasa al olvido y de manera imperceptible, dejamos de estar en contacto con la cálida espontaneidad de la venta anunciada en voz alta y la colorida variedad de oficios populares tradicionales que se desempeñan en lugares como el Mercado El Cardonal”.

Para ella, “el ritmo de las ciudades y sus nuevos espacios como el supermercado nos está arrebatando la interacción pausada, propia de los mercados, confrontándonos con los mismos productos que consumimos pero sin miradas o sonrisas, sin esa espontaneidad del vendedor que en un instante nos hace ser vecinos de la misma ciudad”.

Pormayor y Detalle
investiga la riqueza del Mercado Cardonal de Valparaíso por medio de un censo y registro fotográfico, traduciendo el proceso de mutación se va gestando durante muchos años, en una “instantánea” que transforma los sujetos reales en objetos de hipermercado. Las siluetas de los que trabajan en el Mercado Cardonal de Valparaíso son impresas sobre empaques de consumo masivo representando con un toque irónico la implacable desaparición de costumbres y modos de vida que en su conjunto forman nuestra cultura y memoria. Oficios entregados de padres a hijos, tradiciones transmitidas por generaciones, constituye un frágil testimonio de legados en vías de extinción.

“A partir de esto surge el cuestionamientos acerca de la verdadera significancia de lo que hoy en día entendemos por progreso, materializado esto en envases de uso cotidiano, como son los tubos de crema dentales, que en la muestra pueden ser adquiridos y llevados en las tradicionales bolsas de supermercado”, explica Ruby Rumié y agrega que “a través de una exposición tradicional de un producto se ofrece al visitante la posibilidad de comprar las piezas presentadas con gesto similar al de hipermercado, con la esperanza de revelar al espectador la fragilidad a la que está expuesta nuestra memoria y espacios que representan nuestra cultura”.

Ruby Rumié
, artista visual, Colombia. Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes, Cartagena de Indias (1979 / 83) y se ha seguido perfeccionando a través de talleres tan diversos como de Etnografía Ciudadana, Danza Contemporánea, Grabado, Pintura Gestual o de Arte como lo fue con el artista nacional Eugenio Dittborn en 2005. Ha participado en un sinnúmero de exposiciones colectivas e individuales tanto en Colombia como a nivel internacional. Entre éstas últimas destacan la muestra “Teselas”, Galería de Arte Contemporáneo Daniel Duchoze, Rouen, Francia (2004), “Caminantes”, Getsemaní, Cartagena de Indias, Colombia (2004) y “Getsemaní: Sujeto / Objeto” presentada en el Museo Nacional de Bellas Artes el 2007, para nombrara sólo algunas.


 

Según Ruby Rumié…

“Este proyecto es una continuación de la investigación que vengo realizando desde 1998 en Getsemaní, un barrio colonial de estrato popular de Cartagena de Indias, cuya recopilación de trabajos expuse el año pasado en el Museo de Bellas Artes de Santiago. A raíz de esta experiencia comencé a interesarme el patrimonio intangible y en visibilizar a personas que tienen un legado pero que no son valorizadas. En Chile, donde vivo hace ya tres años, me pareció que existe una problemática similar. Es decir, el hecho de valorar poco nuestra propia cultura, principalmente porque siempre miramos afuera imitando las culturas extranjeras por encima de la propia.”

“Después de un tiempo viviendo acá descubrí que en Valparaíso, que también es una ciudad patrimonial como Cartagena de Indias, sucede lo mismo que allá. Llegué al Mercado Cardenal de Valparaíso a través de una historiadora porteña (Ana María Ojeda) que estaba gestionando para que se declarara éste último Patrimonio Nacional, lo que finalmente no resultó. Descubriendo el Mercado me di cuenta del legado cultural transmitido por generaciones. Así que le propuse el proyecto al director y a la junta del Mercado.”

“Para la muestra que presentaré en la Galería Animal repito el procedimiento al iniciar censando a los que trabajan en ese sector, al igual que lo hice con los pobladores del barrio de Getsemaní, ya que es una manera de acercarme a las personas, conociendo desde cerca sus historias y costumbres, como también una forma de ir descubriendo maneras de representación. Encuentro muy diferente decir que un barrio está constituido por “x” números de personas que mostrar todo el conjunto del barrio a través de un repetido objeto y visualizarlo.”

“Tanto el proyecto de Getsemaní y el Mercado Cardonal de Valparaíso son ciudades patrimoniales a los que fácilmente podríamos encontrar puntos en común. Aunque en uno trabajé con un barrio y en el otro con un Mercado, ambos comparten tradiciones populares y las mismas fragilidades expuestos al gradual crecimiento financiero (uno con la presión inmobiliaria y el otro con la creciente construcción de nuevos centros de acopio como son los hipermercados.”
“En paralelo conseguí un objeto que representara algo que consumimos cotidianamente y que se vende en grandes cantidades: el tubo de crema dental. Sobre estos puse las siluetas de los personajes fotografiados del Mercado. Algunos de ellos serán puestos uno al lado del otro en una muralla suman las más de 700 personas que trabajan en el Mercado y en las otras murallas se verán en 10 metros lineales las 60 personas que fotografíe, cada uno con sus datos como nombre y años que llevan trabajando ahí. Finalmente instalaré un dispensador de fruta con unos 500 tubos que se podrán llevar en especiales bolsas de supermercado. Así el que va a la exposición podrá comprar los tubos de la misma forma que compra algo en un supermercado. De esta manera busco plantear la crítica sobre qué es arte y obra y qué no, y el significado que tiene “consumir” a estas personas que tienen una memoria intangible representándolos a través de un objeto de hipermercado. Pongo en diálogo el mercado y el supermercado y de cómo vendemos y consumimos la memoria al igual que un objeto de consumo.”

“Cuestiono la forma en que manejamos nuestra memoria con el llamado progreso. Así, más que respuesta tengo preguntas: ¿Si con el progreso borramos nuestra memoria, sería esto progreso? ¿Cómo cuidamos nuestra memoria sin banalizarla o folclorizarla? ¿Qué hacemos para seguir estimulando la memoria? Es decir, más que restaurar el lugar, lo que se debería hacer es mantener el patrimonio intangible que está representando en esas personas que trabajan en este lugar. Esta muestra explora otra forma de visibilizar el patrimonio.”

 

Del 8 al 31 de enero de 2009

Galería Animal
Av. Alonso Córdova 3105
Vitacura - Santiago - Chile
T. (562) 371 9090
F. (562) 371 9091
www.galeriaanimal.com

Fuente: Prensa Galería Animal

Portada
Concursos
Argentina
Chile
Colombia
España
México
Venezuela
Otros países latinoamericanos
Mundo

Estás en nuestro ARCHIVO.
Consulta información
actualizada aquí